DESDE AYER SE REUNEN LOS PAÍSES DEL G8 EN LA COSTA BÁLTICA ALEMANA
La cumbre más  imprevisible

<STRONG>DESDE AYER SE REUNEN LOS PAÍSES DEL G8 EN LA COSTA BÁLTICA ALEMANA<BR></STRONG>La cumbre más  imprevisible

Por Hugh Williamson y Jean Eaglesham
A pesar de su supuesta informalidad, la cumbre del Grupo de los Ocho países ricos siempre son sucesos escénicos sumamente manejados. Sin embargo, los resultados de la reunión de este año en la costa báltica de Alemania puede ser menos predecible que la mayoría, dado algunos temas divisorios de la orden del día, y por el interés de algunos líderes del G8 de hacer algo muy notorio, o dejar su impronta en el escenario internacional.

Nicolás Sarkozy, el Nuevo presidente de Francia está haciendo su primera salida internacional importante, y el lunes dijo a los periodistas que él quería actuar enérgicamente sobre problemas que van desde el cambio climático hasta la necesidad de humanizar la globalización.

Para Tony Blair, el primer ministro británico, el evento marca el fin de su membresía de diez años en el Club G8. Pondrá todos sus esfuerzos para hacer de la cumbre todo un éxito, y no menos porque se produce a partir de la reunión de 2005 en Gleaneagles, dijo un funcionario británico.

Y mientras que el cambio climático es en verdad el punto de la agenda más divisorio, otros problemas, incluyendo los incrementos en la ayuda a África, la regulación de los fondos de cobertura y los planes de defensa con misiles de Estados Unidos añadirán todos lo suyo al embriagador cóctel de tópicos sensibles.

En las palabras de un experimentado observador del G8: “Comparado con cumbres recientes del G8, los resultados de esta son menos fáciles de predecir. La tinta no se secará en los comunicados”.

Un funcionario británico añadió que el punto de vista asumido por Ángela Merkel, la canciller de Alemania, también está desempeñando su papel. “Las reuniones del G8 colocan la barra baja, tradicionalmente, y después la saltan. Lo que hicimos en Gleaneagles y lo que [Merkel] ha hecho es: situar la barra muy alto -y ni siquiera cerrar los ojos. Es políticamente desastroso […] Si no lo logra todo, lo crucifican”.

La agenda política internacional de la cumbre es probable que esté dominada por las divisiones entre Rusia y Occidente sobre los planes de Washington de reubicar elementos en Europa Oriental de su sistema de defensa con misiles.

Aunque Berlín no toma esto como parte de las conversaciones oficiales, uno de los ayudantes principales de Merkel admitió que sería un tema destacado en las discusiones de pasillos, entre otras cosas, debido al encuentro bilateral entre el presidente George W. Bush de Estados Unidos y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, hoy jueves.

El programa nuclear de Irán es un punto del orden del día, y el funcionario alemán alega que la “atmósfera informal” que ofrece el formato G8 pudiera ayudar a la comunidad internacional a avanzar algo sobre “qué pasos deben darse ahora” sobre las sanciones para contener las ambiciones nucleares de Teherán.

La incertidumbre todavía rodea el plan de Alemania de formalizar las relaciones con las cinco economías emergentes presentes en la cumbre, después de la resistencia tanto por parte del G8, como de las economías emergentes. Un alto funcionario alemán expresó: “Estamos apuntando a un proceso de diálogo de dos años [con China, India, África del Sur, Brasil y México]. Vamos a ver que podemos acordar”.

Berlín esperaba una discusión seria sobre el status futuro de Kosovo, donde Rusia está bloqueando una resolución de la ONU que permite la independencia efectiva para el territorio balcánico. Sin embargo, parece poco probable que se logre avanzar.

Los puntos de la agenda que tienen que ver con problemas económicos son quizás los más predecibles, Y si bien el clima y África están ahora en el centro de la escena, Berlín sigue haciendo hincapié sobre las iniciativas que espera que los líderes acepten.

Entre estas, una declaración contra el proteccionismo de la inversión; llamados a una acción coordinada para hacer frente a las violaciones de los derechos de propiedad intelectual; y el apoyo a la Iniciativa de Transparencia de las Industrias Extractivas, un código que fue firmado por los países productores de petróleo y gas para observar los flujos financieros del sector de la energía. 

Se planea una declaración sobre la necesidad de avanzar concretamente en la llamada ronda de comercio de Doha, pero los funcionarios alemanes disminuyeron sus expectativas “de algún tipo de avance importante en Heiligendamm”.

Y en cuanto a los fondos especulativos, Alemania ya ha descartado toda esperanza de llegar a un acuerdo en la cumbre sobre su muy anhelado “código de conducta”.

VERSION IVAN PEREZ CARRION