Desborde de cañada afecta docencia en escuela Tamboril

Desborde de cañada afecta docencia en escuela Tamboril

TAMBORIL. SANTIAGO. Más de 300 estudiantes de la escuela Boca de Maizal, de este municipio, no recibieron docencia durante tres días  esta semana, debido al desbordamiento de  una cañada que pasa en medio de los dos edificios que alojan este centro educativo, lo que causó inundaciones en seis aulas,  dejando una estela de lodo y charcos que imposibilitaron la impartición de  docencia.

Para poder limpiar el plantel, ayer fue necesaria la intervención de una brigada  del Cuerpo de Bomberos de este municipio que,  utilizando  camiones cisternas y con la ayuda de los mismos estudiantes, logró sacar el lodo, lavar las butacas, las paredes, los pasillos, las puertas y persianas.

Las autoridades de la escuela esperan poder continuar la docencia el lunes.

El director del centro educativo Boca de Maizal, profesor Ulises López, dijo que la inundación fue provocada por el desbordamiento de una cañada que durante  años ha afectado a ese plantel, específicamente las aulas donde recibe docencia un curso  preescolar, uno de tercer grado y cuatro grupos de sexto grado.

“En Tamboril, ustedes bien saben que los ríos y cañadas provocan mucho daño. Por en medio de esta escuela pasa una de esas cañadas, lo que la hace vulnerable, específicamente, donde funcionan seis cursos que fueron inundados por las aguas del miércoles pasado e hicieron estragos”, expresó López.

El profesor  Ulises López dijo que desde el miércoles habían pedido la intervención de los bomberos, pero que sus miembros estaban trabajando en otras labores y situaciones de riesgo en diferentes comunidades afectadas también por las inundaciones de los últimos días en esta localidad.

“Este viernes, por fin, y luego de tres días sin dar clases, que hasta fue necesario enviar a los estudiantes a sus casas, ya los bomberos están corrigiendo el problema, limpiando el área, y esperamos que para el lunes los estudiantes estén de nuevo ubicados en sus aulas.

Los más afectados son los alumnos que por motivo de Pruebas Nacionales ya están en período de examen. Esta pausa les afecta enormemente”, explicó el profesor  Ulises López.

El director dijo que la escuela tiene 13 aulas y una matrícula de 870 estudiantes, que la convierten en la segunda de mayor población en este municipio en el nivel básico.

El plantel, construido hace 35 años, tuvo un diseño inicial de solo cuatro aulas, pero debido al crecimiento en la población estudiantil ha sido necesario agregarle más y dividir en dos los salones más grandes.

“Pienso que el problema de la cañada podría ser resuelto si se le colocan alcantarillas más anchas, para el paso del agua”, dijo.