Desalojan vendedores hospital

Desalojan vendedores hospital

POR LLENNIS JIMÉNEZ
A golpes, empujones y otros maltratos físicos y verbales fueron desalojados ayer los vendedores del frente del hospital Infantil Doctor Robert Reid Cabral, quienes solo supieron que la acción se debía a que la primera dama, Margarita Cedeño de Fernández, visitaría el centro para encabezar una actividad.

Todo sucedió en presencia de un ayudante fiscal.

Media hora antes de que la esposa de presidente Leonel Fernández llegara al hospital a iniciar el programa de Suplementación con Hierros para menores de cinco años, un contingente de la Policía Nacional y de la policía del Ayuntamiento del Distrito Nacional, sacaron por la fuerza a los buhoneros.

Los vendedores de frutas, jugos, frituras, juguetes y otros artículos fueron sacados del área cuando a las 11:30 de la mañana se presentaron al hospital camiones en los que fueron subidos a toda prisa los pequeños carritos de buhoneros cargados de mercancía. Alrededor de 20 minutos después ya habían sido retirados todos.

A las 12:00 del mediodía cuando fue iniciado el acto pautado para las 11:00 de la mañana, los vendedores habían sido retirados del frente del hospital. Cuando llegó la primera dama todo estaba en calma. Uno de los buhoneros dijo que tenía cinco años como buhonero en las calles del Distrito Nacional y que decidió instalarse frente al Robert Reid Cabral porque tenía mucha clientela.

El atropello fue censurado por los pacientes del hospital, incluso por algunos de los empleados, ya que los agentes se excedieron tanto, que subieron en los camiones los motores que cargaban los botellones de agua para cafetería del hospital. Los motores fueron devueltos gracias a intervención de un empleado del negocio.

Fueron destruidos con picos algunos muros de cemento levantados frente al hospital para impedir que los carros del transporte público de pasajeros no se estacionen en la acera porque le impedían el paso a transeúntes.

Algunas mujeres que llevaban a sus hijos al hospital dijeron que la administración del hospital no debió permitir semejante agresión contra gente que lo único que hace es trabajar decentemente y «vendernos lo que queremos en momentos de apuro en el centro». Manifestaron que lo correcto era dejar esa gente ahí para que la esposa del presidente de la República vea el esfuerzo que hacen hombres y mujeres para ganarse el dinero.

Anteriormente la primera dama de la República había visitado el hospital Robert Reid Cabral y ante la falta de condiciones que observó, instruyó que sean acondicionadas algunas áreas, como la farmacia, la cual fue pintada y se colocaron algunas mesas para niños.

Las madres se quejan de que los baños para los niños se encuentran en condiciones deplorables y que la falta de higiene es penosa.

Otras personas dijeron que al parecer las autoridades han querido guardar las apariencias para que la señora Cedeño de Fernández no se enterada de que las instalaciones no son las apropiadas para darle servicio a la población que lo demanda.