Desafían lluvias y dificultades para ir a votar a  pueblos

Desafían lluvias y dificultades para ir a votar a  pueblos

Desafiando las lluvias que desde las primeras horas de ayer afectaron al Gran Santo Domingo, decenas de personas abarrotaron ayer las  principales terminales de autobuses para viajar a sus respectivos pueblos a votar. Muchos  tuvieron que hacer malabares para conseguir un asiento.

Ayer, el flujo de pasajeros aumentó en más de un 100%, según supervisores de las empresas que controlan las principales rutas de transporte interurbano.

La cantidad de pasajeros aumentó  pasadas las 4:00 de la tarde, y decenas de personas que iban a la región Sur, sobre todo a San Juan y Elías Piña, tenían  dificultades para conseguir asiento, situación que obligó a las empresas de transporte a agregar más unidades.

 Empresas como Caribe Tours trabajaban ayer a toda capacidad, inclusive extendieron sus horarios para atender la demanda.

 Fue  notaria la falta de coordinación en algunas terminales de autobuses, donde la administración al parecer no calculó “que fuera tan masiva la salida de gente a otras ciudades”, dijo Juan de Jesús,  consultado sobre la aglomeración de personas, en especial a ciudades como San Juan de la Maguana, Comendador, Barahona y Dajabón.

Pasada las 5:00 de la tarde en la terminal del Sur, en Villa Consuelo,  había una larga hilera de personas varadas, la mayoría  iba am esas ciudades.

La lluvia y  la  llegada de pasajeros a las terminales de autobuses   provocaron  un gran taponamiento, porque a demás de los vehículos que iban a dejar pasajeros estaban los autobuses extras  que hubo que buscar para suplir la demanda, a los que se unieron  los vendedores de alimentos y chucherías con sus tarantines,  que hacían su agosto en mayo.

Zoom

Aceptaban boletos

Todas las terminales  de autobuses aceptaban los boletos que daban los principales partidos políticos a sus simpatizantes para que viajaran a sus pueblos a votar. Entre estas la del Sur, Caribe Tours, la  del Este y la del Kilómetro 9 de la Autopista Duarte, a donde  acudieron miles de personas en busca de transporte para desplazase a las provincias. Muchos dijeron que si bien aprovecharían esas facilidades para  ejercer el derecho al voto, también disfrutarían del viaje y visitarían a  sus parientes y luego regresarían gratis a Santo Domingo.