Depresión posparto, el lado oscuro de la maternidad

Depresión posparto, el lado oscuro de la maternidad

Ser madre representa, para muchas mujeres, una de las etapas más felices de su vida, pero para otras significa además un momento crucial en su salud mental que puede derivar en un problema conocido como depresión posparto.
En una entrevista con Efe, Érica Medina Serdán, terapeuta en depresión posparto, ansiedad y depresión en el embarazo, asegura que esta es una enfermedad que, aunque muy común, resulta difícil detectar.
“Cuando una mujer que es madre se siente triste, tiene cambios de humor drásticos, pensamientos obsesivos, atemorizantes, síntomas de ansiedad porque piensa que su bebé se va a morir, aumento o disminución de peso… esto puede indicar que está viviendo depresión posparto”, explica la especialista.
Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) este problema tiene una incidencia de 13 % en países con ingresos altos, mientras que en naciones con ingresos bajos y medios -como México- se calcula que el 20 % de las mujeres embarazadas o con hijos son tres veces más susceptibles de presentar depresión que en otra etapa de su vida.
Al analizar datos de 7 187 adultas, recabados en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, una investigación del Instituto Nacional de Salud (INSP) encabezada por la doctora Filipa de Castro, mostró que la depresión entre mujeres con al menos un hijo menor de 5 años se eleva en México al 19.9% (equivalente a dos millones de mujeres).
Es decir, 1 de cada 5 mujeres presentan un cuadro depresivo que, de no ser detectado y atendido, se podría prolongar y agravarse.
La psicóloga Érica Medina explica que no se deben confundir los síntomas de la depresión posparto con la tristeza, también conocida como “baby blue”.
Hay quienes confunden esta tristeza, que se debe en gran medida al cambio hormonal y que dura unas dos o tres semanas después del parto, con la depresión, pero generalmente, tras ese periodo, la mujer vuelve a regularse y no necesita atención médica”, admite.
La depresión posparto puede identificarse por la intensidad de sus síntomas, además del tiempo que dura la tristeza en la mujer. “Si ésta dura meses o hasta un año, es importante el tratamiento”, asegura.