Demócratas advierten a Uribe

Demócratas advierten a Uribe

WASHINGTON (AFP).- Los dirigentes demócratas instaron ayer, jueves, al presidente colombiano, Alvaro Uribe, a resolver el llamado ‘escándalo de la parapolítica’ y los asesinatos de sindicalistas para aprobar el Tratado de Libre Comercio (TLC) en el Congreso estadounidense.

“Hasta que estos dos asuntos no se resuelvan (paramilitares y sindicalistas), lo del TLC seguirá en el aire”, aseguró a la AFP Federico de Jesús, portavoz del líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, cuyo partido controla ambas cámaras del Congreso desde enero.

“No se debería especular sobre si estos dos temas (TLC y Plan Colombia) se van a aprobar, hasta que no se resuelvan estos dos asuntos”, o sea el llamado ‘escándalo de la parapolítica’ de presuntas relaciones entre congresistas oficialistas y paramilitares, y los asesinatos de sindicalistas, añadió.

“Los congresistas son conscientes del récord (historial) que tiene Colombia en cuanto a los asesinatos de los sindicalistas.

Es el país donde ocurren más asesinatos de este tipo y están monitoreando de cerca el asunto del escándalo de la parapolítica”, añadió De Jesús.

   En la misma línea, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, sacó a relucir el tema de los paramilitares en una reunión de una hora con Uribe, que viajó a Washington para convencer al Congreso de aprobar un TLC bilateral y extender el Plan Colombia.

   “Hoy día, congresistas mantuvieron una reunión productiva con el presidente colombiano Alvaro Uribe. Muchos de nosotros expresamos nuestra creciente preocupación por las serias acusaciones de conexiones entre las fuerzas paramilitares ilegales y ciertos altos funcionarios colombianos”, afirmó.

   La dirigente demócrata se cuidó de hacer comentarios sobre la suerte del acuerdo comercial o el Plan Colombia, que recibe apoyo de Estados Unidos.

   “Es esencial que el Gobierno colombiano investigue y procese a dichos funcionarios, incluso los de más alto nivel”, instó Pelosi al presidente colombiano, el más cercano aliado latinoamericano del presidente republicano George W. Bush.

   Frente a la ‘parapolítica’, el Gobierno colombiano ha argumentado que fue el accionar de las autoridades el que permitió sacar a la luz el escándalo, y que promueve que se conozca toda la verdad. El Ejecutivo estadounidense ha elogiado a Uribe por su manejo del caso.

   El tono de Pelosi contrastó con el del presidente Bush que dio el miércoles su apoyo a Uribe e instó al Congreso a aprobar el TLC: “Es muy importante para este país (Estados Unidos) estar junto a democracias que protegen los derechos humanos y la dignidad humana”, explicó el mandatario.

   El número dos del Departamento de Estado, John Negroponte, también alertó a los demócratas sobre los peligros de rechazar el acuerdo: “Estratégicamente, creo que sería un gran golpe para Estados Unidos y nuestros intereses en América Latina”, advirtió.

   El viaje de Uribe a Washington se produce en un momento crucial para Colombia en Estados Unidos, cuando el Congreso debate la extensión de la ayuda a su principal aliado regional, al que ha enviado unos 4.000 millones de dólares desde el año 2000, además de la aprobación del TLC que Bogotá y Washington negociaron el año pasado.

   En el marco del ‘escándalo de la parapolítica’, ocho congresistas oficialistas colombianos están detenidos mientras uno permanece prófugo, señalados por presuntos vínculos con grupos paramilitares de extrema derecha acusados de violar los derechos humanos.