Decenas de  heridos, detenidos en primer día de huelga Chile

Decenas de  heridos, detenidos en primer día de huelga Chile

SANTIAGO
AFP.
 Chile estuvo semiparalizado ayer, con oficinas públicas y parte del comercio cerrados, barricadas en avenidas de las principales ciudades y enfrentamientos con la Policía, en la primera jornada de un paro nacional de 48 horas que dejó un saldo de 348 detenidos y 36 heridos.

A la manifestación, convocada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) adhirieron empleados fiscales y de algunas empresas privadas, además de estudiantes y profesores que desde casi tres meses han protagonizado masivas protestas para exigir educación gratuita y de calidad.

Los convocantes levantaron un amplio pliego de peticiones, que van desde una reforma a la Constitución y un cambio en el Código del Trabajo hasta la rebaja de los impuestos a los combustibles.

Para el gobierno, en su primer día no se logró el objetivo de paralizar por completo el país.

«Creemos que el paro nació sin justificación y terminó también sin justificación en el sentido de que su objetivo era paralizar el país. Nosotros nos alegramos como gobierno de ese objetivo no se haya cumplido, porque hubiese generado un daño importante a Chile», señaló el portavoz del Ejecutivo, Andrés Chadwick.

Más temprano, el presidente Sebastián Piñera señaló que «la intención fue causarle daño a Chile», calificando al paro como un «instrumento equivocado» de protesta en vez de un proceso «diálogo» y «acuerdos». «Una cosa es una marcha y otra es intentar paralizar un país. Cuando se paraliza un país nadie gana, todos pierden», afirmó el mandatario, que enfrenta su primera protesta general en sus 17 meses de gobierno.

En su inicio, manifestantes bloquearon con neumáticos encendidos y palos esquinas importantes de la capital, como varias intersecciones de la avenida Alameda, la principal arteria de Santiago, mientras que en sectores periféricos se impidió la salida de algunos buses. Durante todo el día se registraron además enfrentamientos esporádicos entre manifestantes y agentes policiales en varios puntos de Santiago y otras regiones del país, en especial en los alrededores de sedes universitarias, donde la policía debió disolver con carros lanza aguas y gases lacrimógenos a los piquetes que intentaron cortar el tránsito. Durante la madrugada hubo enfrentamientos en barriadas pobres de la periferia de Santiago, mientras que la noche anterior miles de chilenos salieron a las calles para hacer sonar cacerolas en apoyo a la manifestación.

La cifra

80% de empleados públicos no trabajó.  Hubo versiones contrapuestas sobre el número de empleados públicos que adhirió a la manifestación, mientras que Gobierno cifró primero en   5,5%, luego incrementó a   14%. En tanto, Asociación  de Empleados Fiscales   dijo que 80% de los empleados públicos no trabajó.