De paso y repaso

De paso y repaso

Esos pasos, esa caminata por la vida y toda la anterior campaña que ha emprendido Mercasid a través de su producto Crisol es digno de reconocimiento.  El pasado domingo, las mujeres, hombres e hijos de gente relacionada con personas afectadas de cáncer caminaron en el Jardín Botánico en un evento que empezó con oración y terminó con las canciones de Milly Quezada y la portentosa voz de Claudia Sierra.  Felicitaciones…

Hay que felicitar a Milagros Germán, Tania Báez y Jatnna Tavárez que como mujeres públicas han dado el frente a esta campaña y a esta caminata.  Como dice el refrán, hay que saber elegir hasta el dinero que se gana.  Este que además es de utilidad social, es bien ganado y también merece nuestro reconocimiento.

El hecho de que Emilio Estefan se interese en el artista dominicano Papi Sánchez, sobre todo a raíz de su presentación en los Premios Casandra, quiere decir que no es lo mismo presentarse a mano pelá, que hacerlo con los recursos y la preparación que lo hizo este artista.

Aparte de que su propuesta musical es muy valiosa y que por ella se ha ganado el reconocimiento de Asia, Africa y Europa, hay que felicitar a Manuel Tejada y Guillermo Cordero por la producción musical y estética de este número.

Para los que llevan anotaciones de lo que pasa aquí y no se dan por enterados de lo que pasa más allá, Anthony Romeo Santos, el de Aventura, reconoció públicamente que Papi Sánchez era merecedor del galardón que recibió como Agrupación destacada en el Extranjero.

 Mientras nuestras mujeres caminaban por la vida, el mundo artístico sufría una baja por cáncer de matriz.  Se fue Rocío Durcal, una de las mujeres más valiosas de la canción en español.

Ella que fue de México y de América tanto como de España.  Sus canciones que perdurarán en nuestra memoria por la belleza, sutileza y sensibilidad de una interpretación, no por eso menos fuerte, también deberá permanecer como un símbolo de la lucha por la vida.

Nosotros la vamos a recordar con la imagen hermosa, con ese vestido fucsia en que vibraba de vida en una de las carátulas que le hizo BMG a uno de sus últimos discos y con la memoria de esas interpretaciones magistrales que hiciera en el disco, el último que le produjera Bebu Silvetti en homenaje a Argentina a México y al bolero (ambos se fueron) y que es un homenaje a la fiesta de la nostalgia en su mejor expresión de la melancolía.