De aquí y de allá
Delincuencia sin tregua 

 De aquí y de allá<BR>Delincuencia sin tregua  <BR>

El grado de delincuencia que vive República Dominicana no tiene límites. Estos desalmados, pero bien armados antisociales que pululan por nuestras calles,  lo  mismo atracan o asesinan a una persona  indefensa para robarle un celular, que a un oficial de los cuerpos armados en servicio, como sucedió con el coronel  Julián Suárez Cordero en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) el pasado 23 de abril. Ayer  la delincuencia tocó a las puertas del vocero  de la división Norte de la Dirección General de Control de Drogas, el periodista y locutor Abel Rojas Helena, a quien le robaron su pistola y le propinaron tantos golpes que le provocaron un accidente cerebro vascular. Ahí está Abel, un activo miembro de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) y de la Asociación de Cronistas Deportivos (ACD) entre la vida y la muerte. Lo cierto es que por el camino que vamos, tendremos que dejarles el país a los atracadores y a los narcotraficantes que nos siguen ganando la batalla. Que Dios nos cuide.