Cuba: EU debe preocuparse por giro AL a la izquierda

Cuba: EU debe preocuparse por giro AL a la izquierda

LA HABANA (EFE).- Estados Unidos debería ver al menos con «preocupación» el avance de los movimientos de izquierda en América Latina, afirmó el presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, en una entrevista con EFE.

«Lo menos que debe hacer Estados Unidos es ver con preocupación los cambios en América Latina», dijo Alarcón, que subrayó la importancia del triunfo del Frente Amplio en Uruguay y la asunción de Tabaré Vázquez a la Presidencia.

«Ha habido una falta de visión y de perspectiva» de Estados Unidos sobre la situación en Latinoamérica, opinó el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento cubano), para quien América Latina «es la región del mundo que está a la vanguardia en la lucha alternativa a la globalización».

Las fuerzas políticas que han avanzado en los últimos años en la región, añadió, coinciden en criticar el esquema político y económico del neoliberalismo y en defender el desarrollo de un proceso de integración regional.

«Alguna mente en Washington habrá empezado a enterarse de esas cosas y lógicamente se va a preocupar, es lo menos que se les puede aconsejar: enterarse y preocuparse», apuntó.

Para Alarcón, EEUU está en un momento de «declinación» tanto en términos económicos como políticos, aunque aún «es peligroso».

«Hay una política irracional y por lo tanto muy peligrosa», dijo Alarcón, que se refirió al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, como un «ignorante, de una arrogancia insuperable, pero con bombas y medios para destruir».

En opinión de Alarcón, un experto en temas norteamericanos, en el marco de esta «irracionalidad» no se puede descartar que Bush pretenda salir del problema creado en Irak alimentando conflictos en otros países.

«Salir de un problema creándose otro, desde una perspectiva irracional, es perfectamente coherente y bastante americano», consideró el funcionario cubano.

Paralelamente, según Alarcón, Bush ha «cambiado las reglas del juego» de la política interna, con medidas «represivas y el cercenamiento de libertades tradicionales» dentro de Estados Unidos.

«EEUU no es una dictadura militar pero se parece bastante en algunos procedimientos, sobre todo con una política muy antipopular, muy contraria a los intereses de las grandes mayorías de la población», afirmó.

Alarcón se refirió también en la entrevista con EFE a las recientes medidas anunciadas por el Departamento del Tesoro de EEUU para obligar a Cuba a pagar por adelantado y en efectivo las compras de productos agrícolas estadounidenses.

«El objetivo es obvio, tratar de oponerse a las ventas de productos agrícolas norteamericanos hacia Cuba», aseguró Alarcón, para quien «el único perjudicado» por esta política es el exportador norteamericano.

Según el líder del Parlamento cubano, la medida pretende facilitar que un juez pueda ordenar el embargo de los productos adquiridos por Cuba mientras están en territorio estadounidense.

«Estamos interesados en seguir comprando, pero en condiciones seguras», dijo Alarcón, que confió en que los intereses de los agricultores y ganaderos que comercian con Cuba se impongan sobre los de los grupos del exilio de Miami.

Desde diciembre de 2001, cuando Washington autorizó la venta de alimentos y productos agropecuarios a Cuba, la isla ha contratado 4,9 millones de toneladas por 1.255 millones de dólares, de los que se han pagado ya 1.061 millones de dólares.

Cuba ocupa el puesto 25 entre los principales mercados de productos agrícolas estadounidenses, según estimaciones del Consejo de Comercio y de Economía Estados Unidos-Cuba. EFE