Cuando los gastos se ajustan para no afectar a los empleados de una empresa

Cuando los gastos se ajustan para no afectar a los empleados de una empresa

A pesar de la crisis económica y  energética que afecta a la República Dominicana, el consejo de administración de la Industria Bon decidió ajustar sus gastos y no cancelar a ningún empleado.

Ana Angélica Moreno Portalatín, miembro del consejo, considera que lo más importante es contar con la fidelidad del cliente, lo cual se logra manteniendo los precios inalterables y la calidad de los productos.

Considera que si al consumidor se le ofrece lo que quiere y a los precios de sus posibilidades, no hay dudas  que seguirá fiel a los productos que se le ofertan.

Moreno Portalatín, quien además asume la labor de relacionista  de las empresas Bon, tanto del área de helados como de Bon Agroindustrial,  estima fundamental mantener la mirilla en los gastos para evitar que la casa se caiga encima.

Dice que  situaciones como la actual son precisas para demostrar cuáles gastos son superfluos, dónde hay que recortar y cuáles ajustes se deben realizar para amortiguar la crisis, pero sin afectar el aspecto humano, que para la empresa es lo más importante.

Recuerda que a la empresa Bon han llegado varios terremotos, sin embargo, ha salido airosa, como en 1995 cuando al país llegaron todas las principales marcas de helados del mundo.

Destaca que en estos momentos cuentan con más del 95% del mercado nacional, al tiempo que continúa creciendo conjuntamente con el personal que hace posible que sus productos sean aceptado por la población.

Señala que hay además, 250 empresarios que crecen  junto a ellos, que son los propietarios de los puestos de las heladerías, así como  los distribuidores de carritos.

De manera directa, la empresa cuenta con 500 trabajadores,  1,100 en las heladerías, pero de manera indirecta son más de cinco mil los que dependen del negocio.

Considera que la actual crisis podría ser la que menos impacto negativo tenga para el país, debido a que todos están avisados, y como dice el pueblo “guerra avisada no mata soldado”.

Precisa que la solución del país es seguir conquistando mercados internacionales, tras señalar que República Dominicana es una isla pequeña con muy pocos consumidores.

Cree que el país no debe acomodarse tanto en recibir lo que viene de fuera, sino en producir en cantidad y calidad suficiente para competir.

  Preocupación por crisis en suministro de electricidad

¿Cómo se desenvuelve la empresa en medio de la crisis económica? Nos desenvolvemos haciendo ajustes en los gastos, manteniendo la calidad y precios al alcance de los clientes. Destaca el pensamiento de su hermano Jesús Moreno que dice “Negocios con perspectivas de futuro (negocio verde) impacta el valor presente y puede reactivar la economía”.

¿Ante esa situación, cómo está resolviendo sus problemas?  Estamos conquistando el mercado internacional, por eso ya entramos a  Jamaica y Haití. Hemos tenido  éxito, ya que pensamos verde, es decir apoyamos  la ecología, ahí tenemos el proyecto en la loma Quita  Espuela, donde desarrollamos productos orgánicos.

¿Cuáles son sus principales problemas e inquietudes?  Uno de los problemas que enfrentamos es el de la energía eléctrica, ya que como tú sabe, en una industria como Bon,  su principal insumo es el suministro de electricidad. En ese renglón la empresa gasta el 30% de sus ingresos, ya que tiene que tener sus propias plantas.

  ¿Qué medida tomaría en caso de que la situación se complique?  Seguir confiando en el país, producir con calidad, seguir conquistando otros mercados internacionales y mantener los precios para que la gente pueda comprar.