Cuando el hierro falta en el cuerpo: qué se produce y cómo prevenirlo

Cuando el hierro falta en el cuerpo: qué se produce y cómo prevenirlo

Cada día se escucha hablar de la importancia del hierro en la nutrición. Pero, ¿sabe para qué sirve realmente? Su función puede ser mucho más vital que lo que se imagina. El hierro es un elemento mineral considerado como un micronutriente u oligoelemento esencial para los humanos, y su función principal es la transportación de oxígeno hacia los tejidos.

En el cuerpo, el hierro es almacenado de dos formas: funcional, encontrándose en la hemoglobina, mioglobina (proteína de los musculos) y algunas enzimas; el hierro también se encuentra en forma no funcional depositado en el hígado, el bazo y la médula ósea.

En los varones adultos sanos, la cantidad corporal total de hierro es de unos 3.6 gramos, mientras que en las mujeres es de 2.4 gramos aproximadamente. El problema se presenta cuando la cantidad se encuentra por debajo de estos niveles. Es cuando se habla de deficiencia de hierro, que a decir de la nutrióloga Aleida Hilario, “es uno de los problemas nutricionales más comunes, tanto en áreas desarrolladas como en las que se encuentran en vías de desarrollo”.

La especialista explica que la deficiencia de hierro, que antecede a la anemia ferropenica, es más frecuente en niños y mujeres en edad reproductiva. Los grupos considerados de mayor riesgo son los lactantes menores de  dos anos, mujeres adolescentes, embarazadas y ancianos.

“Los signos y síntomas comprenden desde taquicardia, fatiga, palidez, alteraciones  en el desarrollo mental y motor; además se ha descrito trastornos de termorregulación y menor resistencia a las infecciones”, señala Hilario.

Supliendo la deficiencia.  El cuerpo tiene pérdidas diarias de hierro que se producen “a partir de la perdida gastrointestinal superficial y por descamación de las células superficiales de la piel y de los tractos gastrointestinal  y urinario. Esta pérdida diaria total se ve aumentada en las mujeres durante su periodo menstrual”.

La especialista del Grupo Médico Naco explica que la deficiencia  se puede corregir proporcionando al paciente suplementos en forma de sulfato ferroso o gluconato ferroso hasta que se normalicen los niveles de hierro en sangre. Pero, es necesario incluir en la dieta alimentos que ayuden a prevenirla. “Entre las fuentes alimentarias de hierro podemos citar: leguminosas (habichuelas, lentejas entre otras), vegetales verdes, frutas secas, huevos, panes de granos enteros, cereales, carne magra, pescado, hígado y mariscos”, dice.

Más también es peligroso.  Una cantidad de hierro por encima de los niveles normales en el cuerpo también acarrearía problemas en la salud. Una sobredosis crónica de hierro puede dar lugar a la hemocromatosis, trastorno caracterizado por la acumulación anormal de hierro de en el hígado y excesiva concentración de ferritina en los tejidos que produce hiperpigmentacion de la piel, complicaciones cardiovasculares, entre otras.

“La sobrecarga de hierro puede conducir a una mayor actividad oxidativa, produciendo mayor cantidad de radicales libres produciendo daño celular”, aclara Hilario. Las ingestas alimentarias recomendadas para el hierro en hombre y mujeres en edad adulta son de 10 mg y 15 mg respectivamente. En el embarazo se produce un aumento de los requerimientos  de hierro hasta 30 mg para permitir la expansión de la masa eritrocitaria, proporcionar hierro al feto y a la placenta y sustituir las pérdidas de hierro durante el parto. Se emplea el suplemento con hierro para la prevención y el tratamiento de la deficiencia.