Cuadrilátero
Miguel Cotto y la masacre del Garden

<STRONG>Cuadrilátero<BR></STRONG>Miguel Cotto y la masacre del Garden

CARLOS NINA GÓMEZ
La madrugada del domingo diez de junio (2007), en Nueva York, hubo una «masacre»…¡una masacre de puños! El ejecutor de la masacre lleva el nombre de Miguel Cotto, boxeador nacido en el populoso pueblo de Caguas, Puerto Rico.

 Días antes del combate, en el que se puso en disputa el título welter (147 libras) de la Asociación Mundial de Boxeo -AMB-, escribí un amplio análisis que lo concluí así: «Sólo una sorpresa, por descuido de Miguel Cotto, ocasionaría una victoria de Zab Judah…Cotto debe ganar por nocaut.

Y si la victoria no es por nocaut, pues también puede ocurrir por decisión».

Sucedió lo primero: Cotto, con una devastadora ofensiva, despachó a Zab Judah por nocaut técnico en el undécimo round.

Pero antes de cristalizar su resonante triunfo en el 11avo round, el estelar peleador boricua había destrozado la anatomía de Judah quien aspiraba a reconquistar el cinturón welter el cual había perdido ante el púgil argentino Carlos Baldomir.

Aunque hay que resaltar la valentía, estelaridad, buena técnica y la mucha vergüenza de Judah, quedó demostrado que la diferencia entre estos dos pugilistas, a nivel de calidad, es bien marcada.

 Como expuse en la historia que escribí, porque vi la pelea en vivo -gracias a la magia del satélite-, Cotto fue energégico con su gancho izquierdo (repetido) el cual casi nunca falló…lo conectó con precisión al rostro de Judah quien terminó el pleito tinto en sangre y con el ojo derecho prácticamente cerrado.

No habrá revancha

 Que se olviden los apoderados de Zab Judah porque, en mi opinión, su pupilo no tendrá una pelea de revancha.

 Aunque -y esto hay que admitirlo- el ex monarca zurdo estadounidense enseñó que tiene calidad y que nadie debe regatearle eficiencia, ante Cotto no tuvo muchas posibilidades de salir airoso.

 El invicto boxeador boricua (30-0, 24 nocauts) no necesita, ante Judah, probar más nada.

 Además cuando un campeón -y es el caso de Cotto- logra revalidar su corona de una forma tan contundente, como lo hizo el duro pegador boricua, ante su retador, entonces no se justiica el reclamo de una segunda pelea.

 Por cierto, el propio Judah, hasta el momento de escribir estos comentarios, no había reclamado un combate de desquite.¡

Y lo exhorto a que no pida revancha…porque en una segunda reyerta le podría ir peor!

 Lo que sí debe tener bien presente el firme campeón welter de la AMB es que para su próximo combate tendrá, casi seguro, un enemigo más fuerte que Zab Judah.

 Ese rival posiblemente será el estelar púgil mexicano Antonio Margarito, actual titular welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Margarito, el 14 de julio, defenderá la faja ante Paul Williams quien está invicto en 32 visitas al cuadrilátero. Margarito presenta expediente de 34-4.

Mientras tanto, Cotto tendrá un prolongado descanso y, obviamente, seguirá disfrutando de su trascendente victoria.

En la próxima entrega nos referiremos a otros de temas de interés para los seguidores del boxeo tanto en la República Dominicana como a nivel mundial.

AL MARGEN. Alex Rodríguez, el mejor pelotero del exigente béisbol de Grandes Ligas, sigue poniendo zippers en las bocas de aquellos que quisieron crucificarlo. Y ahora, ¿qué dicen sus duros críticos? Alex va camino a las 140 carreras remolcadas -por lo menos- y a 60 cuadrangulares. ¡Qué bien!