CUADRILATERO
Evander Holyfield, sigue testarudo

<STRONG>CUADRILATERO<BR></STRONG>Evander Holyfield, sigue testarudo

POR CARLOS NINA GOMEZ
Evander Holyfield, como lo advertí en varios artículos, no tenía ninguna posibilidad de volver a ser campeón del mundo en la división de los pesos completos.

Holyfield, único púgil en ganar cuatro veces la corona de los pesos completos, falló en su intento de vencer al ruso Sultan Ibragimov quien no tuvo ningún problema para derrotar al estadounidense y revalidar su corona de la categoría «Madre» avalada por la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Cuando Holyfield, tras estar en el retiro, decidió regresar a los ensogados, pese a sus 43 años -en ese momento-, de inmediato escribí que cometía un grave error. Porque ya sus mejores momentos habían pasado. Y que no había ninguna razón, salvo la que él proclamó, para volver a cruzar guantes.

Al insistir en su proyecto, y ya con casi 45 años de edad -el venidero viernes (19 de  octubre, 2007)- Holyfield cumplirá su cumpleaños cuarenticinco (45), retomé mi posición. Es decir, que Holyfield seguía con su testarudez. De afirmar que todavía su cuerpo estaba en condicioens para continuar en el boxeo.

En los 12 rounds que protagonizó con Ibragimov, el otrora eficiente peleador nacido en Atlanta, Georgia, no presentó credenciales de eficiencia…¡su único mérito es que se mantuvo de pie, sin caer al piso!

¿Es que no asimila consejos?

A sólo horas de ser vapuleado por Sultan Ibragimov, Evander Holyfield reiteró su ánimo de testarudez cuando dijo que «no me voy a retirar»

Reafirmó que se mantiene en los cuadriláteros al considerar que sus facultades están bien (?) por lo que seguirá en busca de ganar, por quinta vez, el cinturón mundial de los pesos completos. Holyfield no se conforma con mantenerse como el único pugilista conquistador, cuatrro   veces, del campeonato completo en la historia del boxeo profesional. Pero no se da cuenta que su edad (45 años) no le va permitir lograr cristalizar su propósito. Pese a que los monarcas mundiales (pesados) de ahora son todos mediocres, Holyfield no reune las suficientes condiciones -especialmente por un asunto biológico- para reecontrarse con la gloria. Con una carrera relativamente corta (menos de 60 peleas), Holyfield, si sigue peleando, irá poniéndole manchas a su expediente profesional.

Ya van nueve las derrotas que presenta su foja. Son muchas derrotas para unboxeador que brilló con luz propia. ¡Y que tiene escrita la tan singular hazaña: Ganar en cuatro ocasiones la corona mundial de los pesados. Quienes lideran  los organismos que gobiernan el boxeo internacional, deben aconsejar a Holyfield. Decirle que ya no más. Que disfrute todo el dinero que ganó, con su buen  trabajo, en las cuerdas.