CUADRILATERO
El triste caso de Mike Tyson

<STRONG>CUADRILATERO<BR></STRONG>El triste caso de Mike Tyson

CARLOS NINA GOMEZ
Mike Tyson, otrora rey del boxeo mundial, de nuevo -al parecer- irá a la cárcel. Este es un caso muy lamentable. El ex campeón mundial de los pesos completos está acusado de consumir drogas narcóticas.

Cuando se le juzgue, el 19 de noviembre, podría ser condenado a cuatro años de prisión…¡o quizás a dos años!

Es prácticamente un hecho que Tyson volverá a las ergástulas. Porque él mismo admitió, al ser llamado ante un juez federal, que cosumió cocaína.

Este humilde ciudadano estadounidense, que desde jovencito despuntó como un súper atleta, desperdició la gran oportunidad que le puso en su camino el destino.

Cuando el 22 de noviembre de 1986 conquistó, a los 20 años de edad, la corona mundial del peso completo, todos los expertos dijeron que había nacido un «comehombres del boxeo mundial». Se le comenzó a llamar «El Hombre de Hierro».

Sólo dos asaltos bastaron para que Tyson, con sus poderosos puños, anestesiara al jamaicano Trevor Berbick y se  convirtiera en el boxeador más joven en conquistar una faja mundial de la llamada división «madre».

No lo sepultemos

Siempre he sido un admirador de Mike Tyson. He seguido su carrera desee que  comenzó a tirar puños.

Me instaló en la lista en la que está el presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), José Sulaimán, quien ha dicho que «Mike Tyson es un homber de buen corazón».

Como lo explica el veterano dirigente boxístico mexicano, Tyson ha sido una víctima del boxeo y los magnantes de este derpite…pero también una víctitima de gente que siempre ha estado a su acecho.

Ahora Tyson, por tercera ocasión, irá a la cárcel. Lo lamentable es que cuando vuelva a prisión no tendrá, como ocurrió en el pasado, la oportunidad de regresar al ring y ser de nuevo monarca del mundo.

A sus 41 años de edad ya Tyson no tiene las condicioens que antes adornaban a su cuerpo atlético. Si logra salir de prisión, cuando llegue la condena, su edad estaría rondando los 43 ó 44 años. ¡Una edad alta para un boxeador!.

A menos que no ocurra un milagro del boxeo. Como el que sucedió en 1994 con George Foreman quien a los 45 años se coronó campeón del mundo al noquear en el décimo round al zurdo Michael Morer.

Tyson ha cometido sus errores, como lo cometemos los humanos. Ahora que tiene un nuevo problema, que lo llevará otra vez a la cárcel, no querramos sepultarlo.

Lamentemos que este hombre, padre de varios hijos, pague su pena.

¡No lo sigamos vilipendiando!.

AL MARGEN. Gracias a todos los amigos que me han viado felicitaciones enviadas por el nacimiento de mi nuevo libro titulado Deportes, atletas y triunfos (Su Repercusión en la Economía Dominicana). Agradezco sinceramente el respaldo de mucha gente que esto presente en el acto de puesta en circulación de esta obra e igualmente la solidaridad de muchos de mis colegas de la prensa deportiva dominicana.