Crudo sube más de 2 dólares por recorte de producción en Alaska

Crudo sube más de 2 dólares por recorte de producción en Alaska

Nueva York (EFE).- El barril de crudo de Texas se encareció ayer más de 2 dólares y quedó a escasa distancia de un nuevo precio récord en Nueva York, por la inquietud que genera el significativo recorte de producción en Alaska. Al cierre de la sesión regular en la Bolsa Mercantil de Nueva York (NYMEX), los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI), el de referencia en EEUU, para entrega en septiembre añadían 2,22 dólares o un 3 por ciento al precio anterior y finalizaban a 76,98 dólares por barril(159 litros).

El precio de este tipo de crudo subió durante la sesión hasta los 77,30 dólares, más cerca por tanto del máximo histórico de 78,40 dólares que logró durante la jornada de negocios del 14 de julio.

El petróleo WTI cerró aquella sesión con un precio récord de 77,03 dólares por barril.

Los contratos de gasolina con su entrega prevista para septiembre sumaban en torno a 2 centavos al precio anterior, para situarse en 2,2516 dólares/galón (3,78 litros).

Los contratos de gasóleo de calefacción para ese mismo mes añadieron 5 centavos al valor anterior y finalizaron a 2,1435 dólares/galón.

Los contratos de gas natural para septiembre, por el contrario, se inclinaron a la baja y cerraron a 6,90 dólares por mil pies cúbicos, después de restar unos 33 centavos al valor anterior.

Los precios del crudo, de la gasolina y del gasóleo de calefacción mantuvieron desde el inicio de la jornada una firme tendencia al alza, que se aceleró después de la media sesión.

La decidida inclinación alcista era consecuencia de la inquietud que predominaba en el mercado en torno al flujo de suministros de crudo y combustibles al mercado estadounidense, después de que la compañía British Petroleum (BP) iniciara las tareas para paralizar de forma temporal sus operaciones en el campo petrolífero de Prudhoe Bay, en el norte de Alaska, y que es el mayor en Estados Unidos.

La empresa petrolera indicó que ese proceso durará unos días y es consecuencia del hallazgo de 16 anomalías en 12 tramos de un oleoducto situado en el este del campo petrolífero, además de un pequeño vertido que ha sido controlado.

El cierre provisional de las instalaciones provocará un recorte de unos 400.000 barriles diarios, alrededor de la mitad del total que se produce en el estado de Alaska.

El recorte equivale por otra parte a un 8 por ciento de la producción diaria de crudo en suelo estadounidense.

Cualquier interrupción imprevista en el flujo de suministros a las refinerías tiende a desatar los nervios de los operadores en los mercados del crudo, por coincidir con momentos en que la demanda en EEUU y a nivel global es elevada y existir una escasa capacidad de exceso de producción.

Diversos analistas resaltaron hoy que la cuestión principal para los mercados es por cuanto tiempo se va a mantener recortada la producción de crudo, algo que por el momento es imposible determinar.

Peter Beutel, experto de la firma Cameron Hanover, resaltó hoy durante una intervención en el canal financiero CNBC que Alaska y el Golfo de México son las dos principales regiones de producción de crudo en el ámbito estadounidense y que este contratiempo ocurre en una de las zonas consideradas menos problemáticas, lejos de la amenaza de huracanes o de tensiones geopolíticas.

Beutel prevé que el imprevisto recorte de producción tenga un efecto a corto plazo en la gasolina y que el precio de este combustible suba 4 o 5 centavos por galón, aunque el incremento puede ser de hasta 10 centavos en la costa oeste, donde se prevé que las refinerías acusarán más la merma de producción de crudo.