Crece racismo en Londres tras atentados de julio

Crece racismo en Londres tras atentados de julio

LONDRES (AFP).- El racismo aumentó espectacularmente tras los atentados de julio en Londres en Gran Bretaña, donde los incidentes de carácter racista se incrementaron un 600%, y un joven negro murió asesinado en Liverpool (centro). «Es inquietante, porque el racismo y la islamofobia van unidos», declaró a la AFP el doctor Abdul Bari, del Consejo de los Musulmanes de Gran Bretaña.

«Todas las comunidades, no solamente los musulmanes, se sienten bajo presión», continuó.

Scotland Yard reconoció el martes que los incidentes racistas habían aumentado en Londres tras los atentados del 7 de julio, registrando un incremento del 600% con relación al mismo período del año anterior.

Desde el atentado del 7 de julio, en el que murieron 56 personas y unas 700 resultaron heridas, hubo 269 incidentes de carácter racista en el país, frente a los 40 que se produjeron el año pasado en el mismo período.

La noche del viernes a sábado en las afueras de Liverpool Anthony Walker, un estudiante negro de 18 años, murió después de una agresión durante la cual le entraron a hachazos mientras esperaba un ómnibus.

«Tenemos que observar los hechos», declaró Anas Al-Takriti, de la Asociación de Musulmanes de Gran Bretaña. «Y los hechos son que, como sociedad, tenemos un problema de extremismo tanto del lado musulmán» como de la extrema derecha, señaló.

Para Scotland Yard, el aumento de la violencia intercomunitaria es especialmente inquietante ya que puede provocar un repliegue sobre sí misma de la comunidad musulmana, en un momento en el que la policía la necesita más que nunca para aislar a los fanáticos.

«Esto puede conducir a las comunidades a encerrarse en si mismas y a no implicarse cuando necesitemos su apoyo», declaró el comisario adjunto Tarik Ghaffur, señalando que no hay «duda de que los incidentes contra la comunidad musulmana han aumentado».

En los tres días siguientes a los atentados del 7 de julio se registraron 68 incidentes racistas en Londres, precisó Scotland Yard, cuando el año pasado en el mismo período no se constató ningún caso.

Se trata principalmente de agresiones físicas y verbales, así como de actos de vandalismo, especialmente contra las mezquitas.

Se trata de agresiones menores, indicó Tarik Ghaffur, pero tienen un gran «impacto emocional» en las comunidades.

Shenaz, una joven británica de confesión musulmana que trabaja en un medio asociativo estimó que el asesinato de Liverpool «era horrible», pero que se trataba de un caso «aislado».

«Sin embargo, este incidente nos da una idea del estado de las relaciones interraciales en general» en Gran Bretaña, agregó.

Los atentados del 7 de julio en Londres causaron 56 muertos, entre ellos los cuatro kamikazes, y los del día 21 no causaron víctimas.