Crean Unidad Técnica de Atención Integral  para brindar asistencia a empleadores  y trabajadores

<SPAN>Crean Unidad Técnica de Atención Integral  para brindar asistencia a empleadores  y trabajadores</SPAN>

Con una media de 1% de prevalencia de VIH y SIDA en su población adulta,  República Dominicana (RD), se sitúa como el tercer país, después de Haití y Bahamas, con la tasa más elevada  en la Región del Caribe.

Por tal razón, este pais, a través de sus expresiones institucionales, tanto públicas gubernamentales, públicas no gubernamentales, como privadas, impulsa la  Respuesta Nacional frente al VIH y SIDA, que consiste en diseñar y aplicar, a través de las instancias correspondientes, estrategias y políticas tendentes a reducir y comenzar a detener la expansión de la epidemia, tal como lo establece el Objetivo No. 6, Meta 7 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), de cuya declaración RD es signataria.

Dentro de este contexto, cabe preguntarse ¿Cuál es el panorama que se presenta en el ámbito laboral en relación con el VIH y el SIDA?

Al respecto, la consultora jurídica del Consejo Presidencial del SIDA –COPRESIDA-licenciada Erika Suero, considera que existe una relación intrínseca entre esta población adulta, que cuenta con el uno por ciento (1%) de prevalencia,  y el ámbito laboral. Este último, constituye uno de los mayores desafíos de la Respuesta Nacional frente a la epidemia.

Otros aspectos negativos son el desconocimiento de los derechos de las personas que viven con VIH, a través de la descalificación, discriminación y estigmatización de que son objeto; y  el no aprovechamiento por parte de las empresas de las capacidades técnicas del/la trabajador/a, una vez ha sido diagnosticado/a con VIH, que la empresa tiene conocimiento de dicho diagnóstico y que lleva a cabo acciones en detrimento del/las trabajador/a por dicha causa. 

Igualmente, el aumento del trabajo infantil, como consecuencia de la pérdida de la fuente de empleo de sus padres o el fallecimiento de éstos;  y la pérdida de competitividad internacional, por el desconocimiento de los derechos de los/as trabajadores/as, entre otras.

“De lo antes expuesto, se colige que, siendo por todos conocido que el/la trabajador/a que vive con VIH tiene la capacidad de llevar a cabo sus actividades habituales, como parte del tren productivo de una empresa; se hace necesario determinar si ciertamente el VIH constituye un riesgo tan inminente y poderoso que sea más fuerte y devastador que las consecuencias antes citadas y que no permite que, a lo interno de las empresas, se tomen las medidas necesarias para que empleadores y trabajadores estén informados y sensibilizados en relación con esta condición de salud, estrategia que resulta ser la menos costosa y más efectiva frente a la epidemia”, expresa.

La consultora jurídica de COPRESIDA  insta  a los actores principales del ámbito laboral, a que se involucren  y aboquen a definir estrategias adecuadas para lograr que el VIH y SIDA no sea más, una causa de inequidad, inseguridad e irrespeto a la dignidad humana, situaciones contrarias a todos los preceptos establecidos por la plataforma legislativa del Estado de Derecho por el que todos/as con vehemencia propugnan.

El director ejecutivo de COPRESIDA, doctor Humberto Salazar, agrega que la  discriminación en contra de las personas seropositivas  o aquellas  que se  sospeche  ser portadoras del virus,  agudiza las desigualdades sociales existentes, igualmente,  la utilización de las pruebas de detección del VIH para impedir el acceso al empleo, negar un ascenso profesional o una protección y prestaciones sociales.

“Otros actos discriminatorios son la violación del derecho a la confidencialidad o la negación de tomar medidas de adaptación del trabajo a las necesidades de los trabajadores con el VIH/SIDA”, considera Salazar.

El funcionario manifiesta que los derechos de las personas infectadas por el VIH y que padecen SIDA (como los derechos de no discriminación, igual protección e igualdad de condiciones ante la ley, intimidad, libertad de movimiento, trabajo, igualdad de acceso a la educación, a la vivienda,a la atención a la salud, a la seguridad social, a la asistencia y al bienestar) se violan a menudo en base a su situación –presunta o explícita- en relación con el VIH/SIDA. “A menudo se obliga a las personas infectadas por el VIH/SIDA a dejar su trabajo y aislarse en su comunidad, donde las oportunidades de obtener ingresos son muy escasas”, asegura Salazar.

Unidad Técnico Laboral

 Para responder  a las necesidades e intereses de las personas que han sido objeto de algún acto discriminatorio o estigmatizante; en especial aquellas  que viven con VIH y SIDA; y para que sirva  de mediadora en la búsqueda de soluciones a los conflictos que se susciten entre éstas y los empleadores y viceversa, el COPRESIDA y  la Secretaría de Trabajo (SET) dieron apertura a la Unidad Técnico – Laboral de Atención Integral (UTELAIN), una iniciativa conjunta que brinda  asistencia judicial, gratuitamente.

Esta unidad funciona en el primer nivel de  la Secretaría de Trabajo y es dirigida por el doctor Ruddy Frías  quien  explica que la misma abarca el área de gestión del conocimiento a nivel laboral, para  capacitar a empleadores y trabajadores en todo lo concerniente a la temática del VIH y SIDA. Esta capacitación se realiza mediante talleres, conferencias y materiales didácticos, con el interés de erradicar el estigma y la discriminación en el área laboral, así como un cambio de conducta frente a una condición de salud que no limita ni impide a la persona que vive con VIH o SIDA a desempeñar un trabajo decente de acuerdo a su formación.

Frías informa que la unidad, cuyo numero telefónico es el 809-535-5077, cuenta con los servicios de abogados con alto conocimiento en el tema del VIH y SIDA, quienes se encargan de dirimir los conflictos que puedan surgir entre las  personas  serológicas y sus empleadores, respetando la  confidencialidad, los derechos humanos y la integridad de las mismas.

“Para dar a conocer  esta oficina, en ocasión del Día Internacional del Trabajo,  organizamos operativos  que abarcaron  la ruta de Santo Domingo y Santiago, realizamos  trabajos  en la Feria del Libro e  intervenciones  en varias empresas”, indica.

Interés del Gobierno

El Secretario de Trabajo, licenciado José Ramón Fadul, destaca que la Unidad Técnico-Laboral de Atención Integral se suma al interés del Gobierno que encabeza el presidente Leonel Fernández Reyna, de defender los derechos de los trabajadores y trabajadoras portadoras del virus que produce el Sida.

Explica que UTELAIN cuenta con los servicios de un cuerpo de abogados del departamento de Asistencia Judicial de la SET, quienes ofrecen servicios gratuitos a los trabajadores que sean discriminados o despedidos por ser portadores del virus que produce el SIDA.

“Este  espacio evidencia un paso más en la trayectoria que se ha trazado el gobierno para  promover el trabajo decente y la no discriminación de los trabajadores. La SET estará vigilante para que las empresas cumplan con las leyes laborales y que no haya discriminación contra los trabajadores infectados con el VIH. En ese sentido garantizamos  la protección de la clase trabajadora”, sostiene el  secretario de Trabajo.