Costo de las fracciones de minutos en teléfonos  residenciales

Costo de las fracciones de minutos en teléfonos  residenciales

RAIMUNDO TIRADO
Resulta inexplicable que a estas alturas todavía las compañías telefónicas sigan cobrando las fracciones de minutos, como minutos enteros, en las llamadas telefónicas a celulares y de larga distancia, desde los teléfonos residenciales y comerciales.

Usted llama a un celular desde un teléfono residencial o comercial, y no obtiene comunicación, pero le contesta una máquina y consume 10 ó 15 segundos, de inmediato la telefónica le cobra el minuto completo (casi cuatro pesos), a cuyo costo hay que agregarle un 28% de impuestos.

De la misma manera, si la llamada dura uno o varios minutos y algunos segundos, estos segundos se cobran como minutos enteros, de suerte que casi siempre en cada llamada la compañía telefónica se queda con un diferencial al principio o al final que, a todas luces, es abusivo.

Cuando se suman todos estos diferenciales, la acumulación de recursos a favor de las telefónicas es enorme, y podemos decir con toda propiedad que esto se convierte en dolo, porque la compañía que da el servicio no puede cobrar por un tiempo que el usuario no ha consumido.

Para que se tenga una idea de lo grave del asunto, en los teléfonos de nuestra oficina y de nuestra casa (dos teléfonos) nos pusimos a hacer una revisión de estos diferenciales solo al principio de cada llamada, sin contar las fracciones de minutos al final, y el monto que tuvimos que pagar en un mes por este concepto fue de unos RD$800.00.

Y que conste, en la mayoría de esas llamadas no se logró ningún contacto con las personas o instituciones a las cuales se llamó, pero de todas maneras fuimos penalizados.

Ahora, extienda usted el costo de un usuario a los miles y miles de otros usuarios del servicio telefónico y se dará cuenta que, tan solo por este concepto, las empresas telefónicas se apropian de manera irregular y abusiva millones de pesos mensuales que salen de los bolsillos y fondos de las personas y de las instituciones poseedoras de uno o varios números telefónicos.

La ciudadanía no se explica cómo es posible que en los teléfonos celulares ya las compañías telefónicas solo cobran los diferenciales en su tiempo consumido real en segundos, y sin embargo, no adoptan igual medida en los teléfonos residenciales y comerciales.

En ese sentido, hacemos un llamado a INDOTEL para que tome cartas en el asunto, y que como organismo regulador, vaya en defensa del usuario del servicio telefónico que se siente timado, y que en un diálogo franco con las compañías telefónicas, logre que por fin dejen de cobrar las fracciones de minutos como minutos enteros.

Y no dudamos que INDOTEL accionará en este sentido porque sabemos que su director, a quien conocemos desde hace mucho tiempo, es un hombre consciente y defensor de los mejores intereses del país.

Y a las compañías telefónicas les decimos que, si se pudo hacer (cobrar solamente las fracciones de minutos) con los teléfonos celulares, aunque fuera por asunto de competencia, también deben hacer lo mismo con los teléfonos residenciales y comerciales. Y se hará justicia.