Costelao Grand Rodizio, impregnado del sabor y alegría de Brasil

Costelao Grand Rodizio, impregnado del sabor y alegría de Brasil

Quien viene aquí una vez, vuelve siempre”, asegura Walter Saraiba, propietario del restaurante Costelao Grand Rodizio, quien es un carismático hombre que en su esencia transmite todo el calor y la alegría de Brasil, su tierra natal.

Hace poco menos de un año decidió inaugurar este hermoso lugar situado en la siempre atractiva y especial calle Atarazana, en la Zona Colonial de Santo Domingo.

Su especialidad es la comida brasileña y el encantador estilo de servir es el “rodizio”. Así, los camareros pasan por las mesas con seis variedades de carnes a la parrilla, una a la vez, las cuales suelen ir acompañadas de exquisitas y variadas ensaladas internacionales y las habichuelas negras típicas de Brasil.

El rodizio consta de carnes importadas, variadas y criollas, además de quesos, salamis y chorizos, que pueden ser consumidos sin límite.

Dentro del servicio de este lugar, también se pueden degustar deliciosos pinchos de camarones, ternera, cerdo, de filete mignón, pechuga, conejo y codornices, entre otros.

Pero la carta de Costelao Grand Rodizio no termina ahí. Consta además de un menú de platos hechos en base a pescados, mariscos y carnes.

Según Walter Saraiba, lo que más identifica la cocina brasileña son los churrascos o carnes a parrilla y comenta que en su país, son muy típicas las “churrasquerías”.

“El nombre de Costelao, en portugués, se deriva de la palabra costilla”, comenta este carioca. “El churrasco en sí no lleva más condimentos que la sal. Estas carnes se cuecen sobre carbón. De esa manera, quedan suaves y jugosas”, asegura.

Allí se puede disfrutar vinos y bebidas internacionales pero el trago recomendado por la casa es la famosa “Caipiriña”, bebida típica de Brasil, la cual es preparada con una mezcla de limón macerado, Cachaza (Bebida alcohólica), azúcar y hielo.

Amarillo, verde, azul y blanco, los colores de la bandera brasileña, predominan en la decoración de Costelao Grand Rodizio. Por las noches, el ambiente bohemio e informal de este hermoso lugar se enriquece con la frescura y encanto de la zona colonial apreciado desde su terraza con vista a la Plaza de España, el Alcázar de Don Diego Colón, la avenida del Puerto y el cautivador río Ozama.

La música que se escucha en Costelao es variada. Se pueden escuchar ritmos brasileños o sorprenderse con música española, de artistas dominicanos o instrumental.

Llegar a Costelao Grand Rodizio es descubrir un pedacito de Brasil incrustado en el corazón del Centro Histórico de Santo Domingo. Es adentrarse en los olores, sabores, sonrisas y sonidos de un país que ha exportado su cultura al mundo a través de su música, su gastronomía, su alegría, su carnaval y sobre todo, de su maravillosa gente.