¿Corralito de Leonel o dogal de Hipólito?

¿Corralito de Leonel o dogal de Hipólito?

La propuesta del Dr. Leonel Fernández ante la Cámara Americana de Comercio de separar los pasivos y activos relacionados con el bail out bancario, a través de la creación de una institución autónoma de rescate bancario, ha encontrado oposición entre los asesores económicos del Presidente Mejía.

Con el argumento de que la misma implicaría la creación de un corralito a la argentina, el asesor económico del PPH, Jaime Aristy Escuder, calificaba la misma como extemporánea. Argumentaba, fundamentalmente, que ya el daño estaba hecho que el dinero del salvamento bancario había sido lavado y que para corregir el entuerto sólo había una salida: la reforma fiscal. En este sentido, precisaba que, del dinero del salvamento de Baninter, sólo quedaban RD$18,200 MM en certificados del BC (El corralito de Leonel, Listín Diario, 28/4/04).

Lo interesante de su artículo es que al señalar que: «Lamentablemente, esa propuesta es totalmente extemporánea…», está reconociendo que la solución ejecutada no era la única. Que otras soluciones pudieron ser tomadas en consideración. Que la planteada por el Dr. Fernández, pudo ser exitosa, y mucho menos dolorosa para la Nación. Es un mea culpa involuntaria, que puede ser resaltada en primer lugar, a pesar de que Hipólito Mejía se ufana de la solución dada al caso Baninter.

En segundo término, también hace un gran aporte a la sociedad, cuando declara que, del agujero de Baninter supuestamente RD$55 mil millones , sólo queda una «chilatica» por devolver. Le faltó, al aguerrido gobiernista, identificar los acaudalados millonarios que hoy disfrutan de un dinero sin máculas, causante de los males que hoy nos agobian. También hubiera sido positivo que indicara los términos bajo las cuales fueron devueltas estas multimillonarias inversiones.

Sin embargo, lo verdaderamente interesante del artículo es que, aunque intenta descalificar la propuesta, no lo logra. No lo logra porque el argumento fundamental de que lo que hace falta es una reforma fiscal, fue planteado en el mismo discurso por el Presidente Fernández. En efecto, el Dr. Fernández señaló, que un 1% del PIB generado en la reforma impositiva sería destinado a estos fines. Por tanto, si se logra colocar este 25% de los certificados en circulación en la institución propuesta, si se generan ahorros presupuestarios importantes a los mismos fines, y si se cuenta con ingresos fiscales adicionales para cerrar la brecha pasivos activos, la situación sería mucho más manejable. Como se ve, la propuesta permite un amplio margen de maniobrabilidad.