Conversión forzada

<p>Conversión forzada</p>

Los ahorristas argentinos reaccionan airadamente ante la ley de cambio obligatoria de dólares, cuenta Jude Webberin desde Buenos Aires
Los ahorristas argentinos protestaron ayer ante el fallo de la Suprema Corte destinado a poner fin a un estancamiento sobre la conversión a la fuerza de los ahorros en dólares en pesos devaluados durante la crisis del país de 2001-02 

La decisión ha provocado nueva ira entre muchos ahorristas y podría todavía preparar el camino para nuevos litigios.

El tribunal refrendó la medida del gobierno el miércoles y ordenó que el valor de los ahorros en dólares congelados a finales de 2001 para evitar una corrida en los bancos, y que posteriormente fueron convertidos en pesos a inicios de 2002, se pagarían a la tasa actual del mercado y en pesos.

José Luis Espert, un economista, dijo: “Aun si a ellos les dan la  misma cantidad de sus dólares en 2001, un dólar de hoy no es el mismo de hace cinco años”. Espert observó que el fallo no da compensación por cualquier retorno sobre los ahorros que las personas hubieran podido haber hecho los últimos cinco años, una pérdida de 30%, de acuerdo con algunos cálculos. Los banqueros evitaron hacer comentarios hasta que hayan estudiado la decisión cuidadosamente, pero un funcionario de la banca dijo que [el fallo] había sido ampliamente esperada y planeada.

“No va a afectar las operaciones. Todos los bancos han manejado esto”, dijo el funcionario, que declinó ser nombrado.

Se espera que el fallo sea aplicado a un estimado de 50,000 litigios pendientes. Decenas de argentinos se reunieron fuera de la Suprema Corte con carteles que decían “Corruptos, ladrones, devuélvannos nuestros ahorros” y “Recuerden: los bancos los robaron y lo volverán a hacer”.

Después de este fallo, estos ahorristas están peor que los que aceptaron ofertas anteriores del gobierno, incluyendo bonos.

Algunos habían iniciado acciones legales y se las arreglaron para recuperar la totalidad de sus ahorros con mejores tasas.

Daniel Sabsay, un abogado constitucional, dijo: “Toda la situación es tan absolutamente anormal. No puedo imaginar cómo [el fallo de la Suprema Corte] pudo haber sido más justo.

 “Creo que es una forma bastante equitativa de, al menos, tratar de resolver el problema”, añadió.

Alberto Fernández, el jefe del gabinete, dijo que la decisión le dio certeza a los ahorristas sobre sus derechos.

Sin embargo, Carlos Báez, el presidente de la Asociación de Ahorristas de la República Argentina, dijo que el fallo tiene deficiencias porque una Suprema Corte de Justicia declaró que la conversión del peso es inconstitucional, pero de todas formas, la refrendó. El señor Báez dijo que llevaría el pleito por daños a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Su propia cuenta de ahorros de US$300,000 se vieron afectados y, dijo, su esposa está en un estimado de 30,000 argentinos que habían fallecido por causa de un ataque cardiaco como resultado del trueque por pesos.

“Económicamente hablando, me hubiera ido mejor aceptando los bonos, pero eso era éticamente viable para mí”.

El señor Espert dijo que es lamentable que el tribunal haya refrendado la expropiación de gran parte de los ahorros de la nación. “Es un ejemplo más de las deficiencias institucionales de este país”, expresó.

El gobierno todavía enfrenta litigios de los poseedores de bonos por valor de US$20 millones que rehusaron una devaluación de 70% de la deuda y están demandando para ser reembolsados.

VERSION IVAN PEREZ CARRION