Continúan muertes en Haití

Continúan muertes en Haití

PUERTO PRINCIPE. AP. El jefe de pediatría del Hospital General echa una mirada y menea la cabeza lentamente.

Abigail Charlot, de 14 meses, sobrevivió al terremoto, pero a no sus secuelas.  “A veces llegan demasiado tarde”, dijo el doctor Adrien Colimon mientras dos médicos suizos le quitaban a la niña un chaleco azul. La pequeña Abigail, quien ingresó el día anterior con fiebre y diarrea, murió deshidratada. 

Esta es la segunda etapa de la emergencia médica haitiana, con decenas de muertes por diarrea, infecciones respiratorias y desnutrición. Y si bien hasta el momento no se han registrado enfermedades infecciosas en los campamentos improvisados donde viven medio millón de personas, las autoridades de salud temen que haya epidemias.  Por eso se apresuran a vacunar a 530,000 niños contra sarampión, difteria, tétanos y tos ferina. Hasta el mes pasado hubo 16 muertes por difteria, un brote que comenzó en noviembre.  Según Chris Lewis, coordinador de servicios de emergencia de la ONG Save the Children (salven a los niños), “por el momento proporcionamos servicios para salvar vidas. Quisiéramos brindar atención de mayor calidad y largo plazo, pero todavía no es posible”. La organización ha tratado a 11,000 personas.

Se derrumba supermercado

PUERTO PRINCIPE. AFP.  Un supermercado dañado por el terremoto en Haití colapsó ayer en Puerto Príncipe con varias personas adentro, que los equipos de rescate están intentado sacar de los escombros, dijo el supervisor de obra a la AFP.   «Había gente saqueando adentro del edificio», dijo Meir Vaknin supervisor del Caribbean Market, uno de los centros comerciales más frecuentados antes del terremoto del 12 de enero. «Yo estaba tratando de sacarlos cuando la edificación se derrumbó», agregó la misma fuente.  El gobierno haitiano elevó ayer martes el número estimado de muertos por el terremoto del 12 de enero, de 212,000 a 230,000 y advirtió que todavía faltan cadáveres por contar.  Originalmente, el 24 de enero, el gobierno estimó que había 150,000 muertos, un número al parecer sacado de los datos de recuperación de cadáveres entre los escombros de los edificios de la capital, arrasada por el sismo.