CONSULTORIO DE FAMILIA

CONSULTORIO DE FAMILIA

Pregunta del lector: Tengo un primo hermano que está enamorado de una prima hermana. Ella le corresponde. Le dije que esto estaba prohibido por las leyes de Dios y la humana. He citado a Levíticos y Deuteronomio, ambas escrituras exaltan no tendrás relaciones sexuales con ningún familiar. Quiero tratar de convencer a mi primo. Quisiera saber si estoy en lo correcto o debo aceptar sus creencias.

Respuesta de la terapeuta: Su preocupación es válida desde su sistema de creencias, tanto religioso como el establecido por las leyes sociales o familiares que rigen a las personas.

Siéntase tranquilo. Expresó su punto de vista. Ellos tendrán su propia visión.

Las personas valoran sus decisiones y actúan, generalmente, conforme creen y no por lo que creen los otros.

Nuestras referencias de realidad, las que vienen a formar parte de nuestros sistemas de creencias, inician con los primeros años de vida, alimentándose en el tiempo. Los patrones emocionales de relación se van forjando en el sistema familiar.

La familia, las creencias religiosas y culturales contribuyen a la idiosincrasia de cada persona. Esta imprime un sistema de creencias fuerte y resistente ante el sistema de creencias de los otros. Cada quien cree que tiene la percepción adecuada ante un acontecimiento específico. Y, además, tendrá sus justificaciones para defender lo que cree.

El arraigo de la creencia y la intensidad del enamoramiento no facilitará que se comprenda el punto de vista del otro. Es probable que su primo esté pensando que la idea suya es errada y la de él la cierta. Son dos mundos interpretativos que se oponen.

Algunas personas se rigen por los principios de la religión, otros por los de la familia y otros por los principios incorporados a través de la reflexión y la conciencia desarrollada.

Las personas deciden inconscientemente desde la construcción de sí mismos.

Decidir desde sí mismo tiene fuerza, energía, consistencia y resistencia. Cuando se asume una posición están presentes estas entidades que la hacen firme e invariable.

Como no somos conscientes de estos procesos internos no entendemos por qué las personas no aceptan nuestros puntos de vista.

Ellos caminarán en su decisión y aprenderán de las consecuencias que se deriven de ella.

Dejar que las personas fluyan en su propia idiosincrasia es la mejor opción.

Usted hizo lo que creía necesario, en función de sus creencias.