CONSULTORIO ECOLÓGICO

CONSULTORIO ECOLÓGICO

Especialista en recursos naturales
P. Profesor, ¿el programa Quisqueya Verde es sólo para plantar árboles?

R. Eso es lo que todo el mundo cree, incluyendo en parte al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales. El espíritu de este programa ambiental que desborda los límites físicos de la República Dominicana, sin salirse del territorio nacional, estuvo muy claro entre las autoridades que lo concibieron hace 16 años: “Mantener a Quisqueya Verde”.

Para conservar el verde de nuestras cordilleras no basta sólo con plantar, sobre todo, hay que “cuidar la cobertura forestal presente en las cuencas hidrográficas”.  El Presidente de la Academia de Ciencias de la República Dominicana acaba de advertir al país de todo lo que le puede pasar cuando las cuencas de captación de las lluvias están desnudas, poniendo de ejemplo al Río Ocoa y la desgracia que trae la deforestación, como en este caso, destruyendo puentes, obras civiles, asentamientos humanos y la agricultura. 

El esfuerzo más serio y de mayor trascendencia en materia de conservación que se ha hecho en este siglo reside en la creación de los parques nacionales Máximo Gómez, Francis Caamaño, Manolo Tavárez Justo, Piki Lora, Luis Quin, La Hispaniola, Anacaona, Punta Espada, La Gran Sabana, Baiguate y Saltos de la Jalda…, de las 34 áreas protegidas creadas en el último lustro, al brindarle protección a las cuencas de los ríos Yaque del Norte, Nizao, Baiguate, Jimenoa, ámina, Irabón, La Culebra, Los Baos (Sierra de Neiba), La Culebra, Maguá, Mao, Guayubín…, humedales, manglares, terrazas, cayos e islas, incluyendo un cinturón verde alrededor de las presas del país y franjas de amortiguamiento para las áreas protegidas históricamente establecidas en territorio dominicano.

Para construir y mantener a “Quisqueya Verde”, nada es más importante actualmente que la conservación de estos parques nacionales. El éxito en la producción de las aguas nacionales y servicios ambientales asociados, reside en conservar el verde que tenemos para luego seguir plantando. Hay que proteger con especial empeño el Parque Nacional Máximo Gómez (víctima actual del corte ilegal de sus caobas) el cual cubre la Presa de Valdesia, el Río Mana, el agua que se consume en la capital dominicana y los canales Nizao – Najayo (San Cristóbal) y Marcos A. Cabral (Baní), cuyo personal ha sido sacado de la nómina de Quisqueya Verde, porque los recursos de este programa son para plantar y no para proteger. ¿Paradójico?

Aún estamos a tiempo para corregir errores.