CONSULTORIO DE FAMILIA

CONSULTORIO DE FAMILIA

Sicóloga, Terapeuta familiar
Pregunta de la lectora
: ¿Es normal que una mujer tome la decisión de no tener hijos porque no está preparada, siente que no tiene la vocación, o no le gusten los niños? ¿A qué cree se debe?

Respuesta de la terapeuta: No hablaría de normalidad, ésta dependerá de la época y la cultura a la que pertenezca la persona.

La elección a la maternidad puede estar matizada por la historia de vida de cada mujer.

Mujeres prefieren en una etapa de su vida centrarse en el desarrollo personal. Tener un hijo implicaría un atraso o paralización de sus planes inmediatos.

Algunas podrían estar influenciadas por experiencias de sufrimientos de su infancia y adolescencia que no han podido superar. Temen que sus hijos corran con la misma suerte. Otras podrían creer que no tienen las competencias marentales para asumir la tarea.

Las feministas entienden que ser madre es una asignación cultural de género. Esta ideología plantea otra realidad a las mujeres actuales. No piensan que es natural y obligatorio por ser mujer. El feminismo plantea la maternidad como una opción, una elección.

Creo beneficioso que si una mujer considera que un hijo es un estorbo, un problema, mejor que no lo traiga al mundo, terminaría rechazándolo, maltratándolo. Sería un niño carente de cuidado y afecto materno.

Por otro lado, tenemos que ver cómo en nuestro país la tasa de número de hijos por familia ha disminuido en zonas donde las mujeres tienen más acceso a la información y tienen una profesión. Estás mujeres muestran más empatía con su desarrollo profesional y tener una mejor calidad de vida.

La realidad económica y social actual impone a las mujeres ser más cuidadosas en la toma de decisión respecto al número de hijos que quieren tener.

Las mujeres que están enfocadas en el bienestar de ellas y sus hijos suelen decir:”mejor uno o dos bien educados y alimentados, que tres con carencias”.

En nuestro país contamos con ONG que han trabajado por muchos años en crear conciencia sobre el control de la natalidad, en consecuencia se han visto cambios significativos en la visión de las mujeres, y la elección de cuántos hijos tener.

Otras quieren tener hijos pero no han podido establecer una relación de pareja.

Prefieren no tener hijos aunque lo deseen. No ser madres solteras. Ser madres es una opción.