Consideran a Dwight Howard el centro más dominante NBA

Consideran a Dwight Howard el centro más dominante NBA

El chico egresado de de la secundaria Southwest Atlanta Christian Academy en el 2004, dio el salto al profesionalismo inmediatamente y fue la primerísima selección del sorteo de novatos de ese año, por el Orlando Magic. Aunque se notaba crudo y necesitado de trabajar con los fundamentos del juego en esa primera temporada, eran innegables sus grandes cualidades físicas y destrezas para el juego, por lo que el equipo le entregó la posición de pívot titular desde el principio, le asignó un entrenador personal para que le enseñara los pormenores de cómo destacarse como centro (el otrora jugador de esa posición Clifford Ray) y le designó como el jugador franquicia del futuro inmediato.

Esa confianza del Magic en Howard ha comenzado a lucir mas que justificada en esta cuarta temporada, cuando todo ese potencial ha empezado a explotar y el aun joven de 22 años se ha convertido en el mejor centro de la NBA, dejando en el camino a otros grandes valores como Yao Ming y Amare Stoudemire. Dwight promedia 15.4 rebotes, cuenta con 30 partidos con dobles decenas y presenta un coeficiente de eficacia de 29.62. En cada uno de estos renglones se encuentra primero en toda la liga. También figura decimoprimero en anotaciones con 22.6 por partido, a pesar de haber sufrido un pequeño bajón en ese rubro en los pasados tres partidos en los que sólo logró 15, 17 y 13 puntos ante Charlotte, Chicago y New Jersey respectivamente. Como si todo esto fuera poco, es también el líder absoluto de otra estadística que es símbolo inequívoco de dominio y de espectacularidad, el de volcadas con 127, superando a su mas cercano rival por unos 54 mates.



Su gran juego en la llave, complementado por una serie de eficaces jugadores perimetrales que le rodean ha convertido al equipo de Orlando en el mejor de la División del Sureste y les ha valido para poseer la tercera mejor marca de toda la Conferencia del Este. Pero lo que debe asustar a sus rivales es que este chico se encuentra aun lejos de ser un producto terminado y todavía sigue trabajando en algunos aspectos técnicos que debe pulir.



Su tiro a media distancia, por ejemplo, es algo que ha mejorado grandemente, desde no existir en su primer año hasta tener un disparo confiable de 12 a 15 pies del aro hoy día; pero aún puede ser más consistente y añadirle mas distancia. Su puntería desde el tiro libre también queda como asignatura pendiente, pues apenas encesta el 59% de sus disparos desde esa área.



Igualmente, las pérdidas de balón deben reducirse (promedia 3.5 por partido) y las asistencias (1.5 por juego) son muy pocas para un jugador que recibe en el poste bajo como primera opción, que requiere dobles y triples marcas por su gran capacidad para anotar.