Congresistas EU presentan plan
de US$2,500 millones para AL

Congresistas EU presentan plan<BR>de US$2,500 millones para AL

WASHINGTON,  (AFP) – Varios congresistas estadounidenses, encabezados por el senador hispano Bob Menéndez, presentaron ayer jueves un proyecto bipartidista de crear un plan de 2.500 millones USD en diez años para reducir la pobreza en América Latina, al que sólo Cuba no podrá pretender.

   «En tiempos de la globalización, estamos vinculados inextricablemente al resto del mundo, pero es con nuestros vecinos latinoamericanos que estamos más estrechamente conectados», explicó el senador demócrata, al detallar el plan a la prensa, antes de presentarlo al Congreso para su aprobación.

   «Este es un esfuerzo bipartidista y bicameral que financiará programas que mejoren la educación, redujan la pobreza, promuevan una mejor salud pública y una mejor vivienda en Latinoamérica», añadió el senador cubano-estadounidense Mel Martínez, un republicano cercano al presidente George W. Bush.

   El plan, una idea lanzada por Menéndez hace varios años, recibió el apoyo de pesos pesados del Congreso en los asuntos latinoamericanos, además de Martínez, como el presidente del Comité para el Hemisferio Occidental de la Cámara de Representantes, el demócrata Eliot Engel y su par republicano Dan Burton.

   El proyecto, titulado Ley para la Inversión Social y el Desarrollo Económico en las Américas, se concretará a través del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID).

   Menéndez negó que se tratara de un intento de frenar la creciente influencia en América Latina del presidente venezolano, Hugo Chávez, que ayuda a varios países de la región con los recursos que le brinda el petróleo. «No le doy esa importancia al presidente Chávez», respondió rotundamente.

   Según él, todos los países latinoamericanos podrán participar en el plan, aunque deban cumplir ciertas metas, a excepción de Cuba, el único país no democrático de la región._

El programa traería mayor estabilidad a largo plazo y ayudaría a Estados Unidos a «restablecer su liderazgo en el hemisferio» al incrementar la ayuda para el desarrollo en más de un 30 por ciento», dijo Menéndez.

Martínez, de la Florida, dijo que la mayor asociación con la región que se busca a través del proyecto «deberá fortalecer lo hecho por el gobierno y avanzar más en el futuro».

En la presentación de los detalles en el Capitolio, la llamada Ley de inversiones sociales y desarrollo económico tenía en total el coauspicio de 10 senadores y 15 congresistas.

Meléndez destacó que la novedad del proyecto era que los países que reciban la ayuda deben contribuir con contrapartidas por montos similares que procederán de empresas privadas y organizaciones no gubernamentales.