Concluye el histórico torneo de lucha libre de Pyongyang sin el líder supremo

Concluye el histórico torneo de lucha libre de Pyongyang sin el líder supremo

Pyongyang. El histórico espectáculo de lucha libre americana celebrado en la capital norcoreana y en el que participaron 20 púgiles de cinco países culminó hoy tras dos días de espectaculares combates y con la gran ausencia del líder Kim Jong-un.

“El mariscal Kim Jong-un ha permitido que este campeonato se dispute con éxito”, afirmó en la ceremonia de clausura el cerebro del torneo, el exluchador y actual senador japonés Antonio Inoki, en sus palabras de agradecimiento al dirigente norcoreano que no estuvo presente en el pabellón Arena de Pyongyang.

El torneo al que asistieron unos 20.000 espectadores tanto el sábado como el domingo se considera un nuevo capítulo en la “diplomacia del deporte” previamente abierta por el “líder supremo» con visitas al país de la estrella de la NBA Dennis Rodman.

El veterano luchador japonés y exestrella del “wrestling» mexicano Último Dragón, que ostenta el récord mundial de títulos simultáneos de esta disciplina, calificó el evento como “histórico» en una entrevista con Efe.

“A mis 47 años y tras 28 luchando en diferentes países, ahora solo quiero participar en torneos con significado, trascendencia, y en ese sentido considero este campeonato muy importante en mi carrera”, aseguró en un perfecto español el púgil, cuyo nombre real es Yosihiro Asai.

Último Dragón se confiesa fan de Antonio Inoki, una de las mayores estrellas de la lucha libre japonesa que incluso llegó a enfrentarse al estadounidense Muhammad Ali en un inusual combate en 1976 que acabó en empate.

“Mi objetivo es conseguir la paz del mundo a través del deporte, y creo que este combate contribuirá a ello al abrir las puertas para la normalización de las relaciones entre Corea del Norte y Japón”, afirmó Inoki en Pyongyang entre los aplausos del público.

Tokio y Pyongyang, que no mantienen relaciones diplomáticas, llegaron el pasado julio a un acuerdo para que el régimen de Kim Jong-un investigue a fondo sus secuestros de ciudadanos nipones en los años 70 y 80 a cambio de que el Gobierno japonés rebaje sus sanciones económicas.

En lo deportivo, la principal estrella del campeonato fue el peso pesado estadounidense Bob Sapp, aunque también despertaron un fuerte interés del público el gigante brasileño de 2,25 metros de altura Montanha Silva de Brasil o el francés Jerome Le Banner, entre otros.