¡Con Emma ganó la UASD!

¡Con Emma ganó la UASD!

Julián Sosa.

La Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) siempre rompe paradigmas, esta vez fue la de llevar a la “doña”, a la “doctora”, a la “maestra»  Emma Polanco Melo a la rectoría por primera vez en 480 años que lleva a cuestas  esta academia de educación superior.

Los universitarios (en su inmensa mayoría), interpretaron lo que se ha denominado, históricamente,  el espíritu de la época, con la escogencia de una profesional exitosa en su devenir académico y social, ya que la señora “rectora electa” es  una docente del área de los números, la planificación, los cálculos y los juicios razonados, es decir, proviene de la ciencias experimentales y/o empíricas. Todo esto acompañado de los estudios doctorales y los procesos sociales que les ha tocado vivir, observar o protagonizar como parte de su vida activa por tres décadas en la UASD.

Además, esa “mayoría” entendió que transfiriéndole el poder a una mujer, hasta cierto punto se inicia una etapa que contribuye a “arreglar” muchas cosas en la “Primada de América” para poderla convertir en la «Primera”, haciendo  los ajustes internos e introspectivos que requiere una institución organizada, planificada, moderna y dinámica en los contenidos de la investigación, la docencia y lo administrativo.

De acuerdo al discurso enarbolado por la maestra uasdiana, se reclamará cumplimientos de los deberes para, primero empoderar a los targets o públicos internos y concomitantemente acercar la institución a toda la sociedad, como parte esencial de su filosofía, como una universidad estatal y por consiguiente una IES pública.

Como universidad abierta, líder en la generación de ideas y debates, democrática y crítica, todos, o casi todos, saben cuáles son los medicamentos que requiere nuestro paciente para que no llegue a  un estado de coma y perezca en manos de quienes se suponen albergan a los intelectuales y profesionales más prestigiosos y versados que posee y ha parido la “Madre Nutricia”, la que con orgullo llamamos “Alma Mater”.

Todo indica que el trabajo será arduo, paciente, reflexivo, en equipo y sobre todo unido, ya que como sostiene el aforismo: “la familia unida, jamás será vencida”.  Atendiendo a esta sabiduría popular en la formación de altos estudios lo que se requiere es que los de adentros no la deterioren más de lo que está, cambiando su actitud, sus formas de ser y comprendiendo que su naturaleza es pública y de servicios y que se les paga al personal administrativo para actuar acorde como es ella.

Saber que la imagen se construye desde el comportamiento del servidor de menor categoría hasta el de mayor. Cuando una persona va a buscar un documento y la unidad responsable dura meses y meses para otorgarlos, ¿Qué usted cree que va a pasar? O cuando un maestro no imparte su docencia y se vuelve mareo y mareo, no se puede esperar otra cosa que críticas por doquier y los “enemigos externos” explotan esas debilidades y se aprovechan.  Recordar que mientras menos conflictos generemos, mejor será nuestra imagen,  para lo cual se requiere de muchas estrategias.

La casa requiere orden, por eso la “voluntad popular” ejerció su derecho y escogió a la doctora Emma Polanco para que la ponga en orden.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas