Comunidad solidaria

Comunidad solidaria

POR NELLY RAMÍREZ
Según estudios realizados, República Dominicana es uno de los países con tasa de prevalencia de VIH y sida más alta de las Américas, datos que motivan a la preocupación, no sólo de entidades que tienen que ver con la salud, sino también de empresas y fundaciones interesadas en combatir este temible flagelo mundial.

Con este propósito e interesados en ensayar estrategias innovadoras que contribuyan a disminuir la presión de servicios de salud  que demandan las  personas que viven con VIH/Sida, el Instituto Nacional de la Salud (Insalud) conjuntamente con la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Columbia y el apoyo financiero de la Fundación Johnson & Johnson iniciaron un programa comunitario de cuidados paliativos, a través del cual los familiares de los pacientes con sida podrán brindarles las atenciones básicas en sus hogares, sin necesidad de trasladarlos a un centro de salud.

Para hacer público este proyecto, ejecutivos de la empresa Johnson & Johnson y de Insalud se reunieron en un coctel, en el que hablaron sobre la importancia de la iniciativa, denominada “Comunidad solidaria”.

El doctor César Castellanos, de Insalud y quien estará a cargo del proyecto; Guido Castillo y Pilar Lomba Musa, gerente financiero y de relaciones públicas de Johnson & Johnson, así como representantes de entidades comunitarias, presidieron la actividad.

Según indicaron los responsables de la iniciativa, la misma garantiza una atención oportuna y cálida para el paciente y la reducción de las consultas en centros de salud. El modelo comunitario a ejecutar contempla, indicaron, la integración de los aspectos psicológicos, espirituales, médicos y comunitarios.

INFORMACION

El programa “Comunidad solidaria” beneficiará a 60 familias con pacientes con sida en casa, permitiéndoles adquirir las herramientas prácticas para el apoyo necesario y los medicamentos e insumos básicos. Los beneficiados aún después de la muerte del familiar continuarán siendo parte de “Comunidad solidaria”, puesto que deberán incorporarse a programas psicosociales  y orientaciones para sobreponerse.