¿Cómo monitorear las amistades de los hijos y ganarse su confianza?

¿Cómo monitorear las amistades de los hijos y ganarse su confianza?

Uno de los errores que tienen en especial  los padrescon sus hijos adolescentes es tratar de controlar todas las amistades que ellos tienen. En la actualidad gracias a los avances tecnológicos el trabajo de controlar las amistades de los hijos se ha complicado mucho más.

En ese sentido la psicóloga Arisleydi Sánchez Guzmán, máster en Psicología Clínica Infanto-Juvenil, explica  que se deben controlar las amistades de los hijos sobre todo de los adolescente, “lo que no se debe es ser invasivo, ni cuestionar cada cosa que uno vea o piense sobre ellos. Principalmente en la adolescencia se debe ser estratégico para intervenir en los temas y opinar sobre las amistades”.

Del mismo modo cuando sospechemos que nuestros hijos pueden estar corriendo algún peligro debido a la mala influencia de sus amigos, la especialista recomienda que los padres deben actuar de forma tranquila, hablar con ellos sobre lo que le preocupa.

“Comenzar por preguntarle sobre la persona o las situaciones que han visto que no están totalmente de acuerdo y más que todos mencionar que se sienten un poco preocupados. Se debe  escuchar lo que piensan y sus explicaciones de lo que están pasando. Cuando solo hay sospechas, tratar de no prohibir la amistad, sino más bien dejar el aviso de manejarse con cierto cuidado y darle confianza en su criterio”, recomienda la especialista Sánchez Guzmán.

¿Hasta dónde podemos como padres controlar las amistades de nuestros hijos?  Según nos aconseja la especialista, todo depende de la edad, la etapa más difícil es la adolescencia. Ya en esta edad no es posible controlar las amistades que elijan como cercanas o distantes. Sólo en situaciones de real peligro se debe tomar una decisión …

Reglas y límites. No tenga miedo a establecer límites con su hijo adolescente. Recuerde que tiene el derecho y la responsabilidad legal (hasta que su hijo cumpla los 18 años) de implantar las reglas. En el proceso de establecer los límites, permita que su hijo adolescente aporte ideas al crear las reglas. 

¿Hasta dónde le podemos dar privacidad a nuestros hijos, con sus amigos?  La privacidad que se le otorgará tendrá cambios según el contexto que se hable, en cuestiones de la propia casa se debe hablar de las reglas de los espacios: dónde pueden estar las visitas, sala, habitaciones, patio, con puertas abiertas o cerradas.

Si hablamos de salidas fuera de la casa se debe diferenciar  entre ir a visitar a un amigo/a a la casa: si conozco la familia donde va, hablar con algún adulto de esa casa sobre la visita, establecer horarios de llegada y salida, explica Sánchez.