Cómo controlar la ira

Cómo controlar la ira

Si bien la ira es una respuesta adaptativa a los peligros, lo que la hace necesaria para nuestra supervivencia, no es viable el atacar ante cada hecho o persona que nos irrita.

De acuerdo a una publicación del portal ¡Mujer Otra Medicina, la ira o enojo es un estado de ánimo válido como cualquier otro.  Sin embargo, si nos sentimos permanentemente enojados, probablemente debamos empezar a pensar en cómo controlar la situación, ya que puede hacerle daño no solo a los que nos rodean, sino también a nosotros mismos.

Los tres enfoques para controlar nuestros enojos son expresar, reprimir y calmar.

Primer punto. Expresar los sentimientos de ira de forma asertiva y no violenta es la mejor forma de controlar el enojo y dejar claros nuestros sentimientos sin herir a nadie.

Segundo punto. Si decidimos reprimirla, la ira se convierte o se redirige. En el momento del enojo decidimos pensar en cosas positivas, pero si reprimimos la ira corremos el riesgo de terminar enojados con nosotros mismos, y no convertirla en algo constructivo.

La presión arterial elevada, la depresión, los comportamientos pasivo-agresivo, el cinismo y la hostilidad surgen de la mala represión del enojo.

Tercer punto.  Si lo que queremos es calmar nuestro enojo, debemos controlar las respuestas externas y las internas de forma armónica.

Aunque se ha extendido la teoría de que la ira debe ser manifestada, no se puede ir por la vida lastimando a la gente. Es más, estudios demuestran que las personas que manifiestan continuamente su enojo no sólo no lo superan, sino que suelen estar más enojados e irritados.

EL ZOOM

Consulte su médico

Este contenido es puramente informativo, no debe considerarse como consejos ni opiniones médicas, consulte siempre con su médico, señala ¡Mujer Otra Medicina en su publicación.