Cómo ayudar a tus hijos a la hora de estudiar y hacer tareas

Cómo ayudar a tus hijos a la hora de estudiar y hacer tareas

Su actitud en el colegio es una de nuestras mayores precupaciones. Su relación con los profesores, con el resto de los compañeros es crucial.

Además, se está forjando su futuro, un aspecto fundamental que muchas veces nos quita el sueño.

Aquí encontrarás soluciones a posibles problemas.

Cómo adquirir hábitos

Entre las múltiples causas que se han barajado, la falta de estimulación y los malos hábitos de estudio son de las más importantes.

Los padres podemos hacer mucho para ayudar a nuestros hijos en los estudios.

La responsabilidad de su educación recae en la escuela y también en la familia.

Para ayudar a un adolescente a adquirir hábitos de estudio -o al menos interesarse por ellos- lo más importante es predicar con el ejemplo.

Si en el fondo pensamos “a mi me da igual que estudie, pero por lo menos si va a la escuela no está en la calle” no estamos dando la importancia que tiene la educación para su formación y, por supuesto, para su futuro.

Si el ambiente familiar es propicio al estudio, los jóvenes estudiarán.

Si en su casa se valora la educación y la cultura, disminuyen considerablemente las posibilidades de que ese muchacho deje la escuela.

Si en su casa hay libros y los padres leen de forma habitual, desde muy pronto se habituará a la lectura y al placer de aprender.

Es importante hacerles ver que estudiar es algo beneficioso para ellos.

Saber, adquirir conocimientos es ganar liberta, y cuando mejores resultados tengan en los estudios, más probabilidades tendrán de escoger profesión, en definitiva, de perfilar su futuro.

¿Cómo podemos ayudarles?

Siempre podemos ayudar a nuestros hijos a que continúen con sus estudios y no quieran dejarlos a través de muchos recursos.

Así, por ejemplo, podemos hablar con ellos para escuchar cuáles son sus temores o problemas en la clase. Hemos de interesarnos por los éxitos y felicitándoles siempre que consigan una buena calificación.

A estas edades, los regalos deben sustituirse por otro tipo de premios: una cena en un restaurante, un viaje juntos, una escapada al cine u otra actividad que fomente la unión familiar, proporcionando seguridad y fortaleciendo su autoestima. 

Importante

– Se debe facilitar la posibilidad de recibir clases adicionales, proporcionar un ambiente de estudio adecuado en el hogar y fomentar la participación de las actividades escolares.

– Además de preocuparnos por los resultados, también conviene interesarse por lo que están estudiando, dejando que cuenten los más curioso y aportando nuestros conocimientos o nuestras propias dudas.

– Recuerde que está para ayudar a su hijo o hija en la tarea, no para “hacerla”, si el pequeño no  aprenderá.

– Las tareas son para adquirir destrezas; no espere que el niño haga todo “perfecto”, pues es con la práctica que irá alcanzando seguridad en los trazos, cálculos, dibujos.

– Enséñele juegos divertidos, a través de los cuales pueda aprender.