Comienzan ayudar afectados por inundaciones

Comienzan ayudar afectados por inundaciones

POR ELIAS RUIZ MATUK
SAN CRISTÓBAL.-
Los barrios inundados en esta provincia comenzaron a recibir ayudas de las autoridades, pero no existe la coordinación  para que llegue a los más afectados y tampoco hay  una estrategia para resolver los problemas que actualmente afectan las comunidades.

Reporteros de HOY lo comprobaron tras recorrer los distintos barrios donde las aguas de los ríos Nigua y Yubazo y la cañada Madre Vieja inundaron más de 1,500 casas, lo que obligó a los damnificados a auxiliarse con sus vecinos ante la ausencia de las autoridades.

DESCOORDINACION

La escasa coordinación de las autoridades en la repartición de bienes materiales es notoria, porque el cabildo lo hace por un lado, mientras la Gobernación y el Plan Social de la Presidencia, lo realizan por el otro.

En algunos de los casos, autoridades locales hacen el operativo, no a causa de las inundaciones, sino porque actualmente se están celebrando las fiestas patronales de la provincia sureña.

De su lado, el director general de Desarrollo de la Comunidad, Luis Acosta Moreta, visitó los diferentes barrios afectados y realizó una jornada de fumigación, de atención médica, de entrega de juguetes, repartición de colchones y de mosquiteros.

Acosta Moreta explicó que por instrucciones del presidente Leonel Fernández, incluirá una retroexcavadora y otros equipos pesados para tratar de solucionar un problema específico en el barrio Moscú, donde aún las aguas enlodadas no han desaparecido.

EL SINDICO

De su lado, el síndico Nelson de la Rosa encabezó un operativo de repartición de colchones desde el pasado jueves, pero la mayoría de las amas de casas dijeron que estos no llegaron a donde realmente los necesitaban.

Iris Altagracia Santana, del sector Los Americanos,  dijo que aún espera  «aunque sea un colchón», ya que todos sus ajuares fueron dañados por las inundaciones.

Juana Mancebo,  de ese mismo sector, dijo que los colchones fueron repartidos en las zonas donde viven abogados, maestros y políticos, por lo que sostuvo que el reparto no fue justo.

 Además, se quejó de que muchos ciudadanos no son conscientes de las necesidades de los demás, «y aunque no los necesitan» acuden a retirar las ayudas que llevan las autoridades para los necesitados.

«Desde que está nublado, ya nosotros estamos preocupados, porque desde que llueve se reboza la cañada y tenemos que salir huyendo a refugiarnos”, dijo, tras sostener que lo importante es resolver el problema de fondo que es la cañada.

Entre tanto, María Matos, quien actualmente vive del lavado y el planchado, porque su marido José María Vilomar está preso en Najayo, dijo que a pesar de que fue una de las más afectadas por las inundaciones, no ha recibido «ni un pincho» de las autoridades.

«El reparto se ha hecho para sacar ventajas políticas, pero no ha llegado a las personas de abajo», sostuvo.

Carlos Manuel Brito, de 62 años y María Altagracia Minaya, afectados también por las inundaciones, recibieron la promesa, que aún no llega, de que les donarían algunos colchones, ya que los que tenía quedaron destruidos.

LLEGAN AYUDAS

En las comunidades de Madre Vieja Norte y en la urbanización Primaveral, en cambio, no están tan inconformes, ya que Ruth Idania Matos y Sandra Encarnación dijeron haber recibido colchones por parte del ayuntamiento y ayuda alimenticia del Plan Social de la Presidencia.

Tanto Matos como Encarnación consideraron que las autoridades hacen los esfuerzos por complacer a la comunidad, pero que se les hace imposible alcanzar a todos.

Mientras que en el sector de Doña Chucha, el Plan Social de la Presidencia repartía ayer 700 raciones alimenticias a una población, que aparentemente era mayor.

Gladys Díaz, fiscalizadora del Plan Social y Juan Cordero, coordinador de la Gobernación, coincidieron en afirmar que las ayudas fueron llevadas por motivo de las patronales de la provincia.

Las raciones alimenticias contienen arroz, aceite, garbanzos, azúcar y sardinas y de acuerdo a lo explicado por Díaz y Cordero el operativo incluirá doce días consecutivos en los distintos barrios como Canastica, Zona Verde, Moscú, Pueblo Nuevo y Madre Vieja.

Cordero admitió que la Gobernación no cuenta actualmente con los recursos para repartir colchones en las comunidades afectadas y que prontamente, en coordinación con la Defensa Civil, harán operativos de reconstrucción de viviendas.