Comerciantes de la Mella temen navidades frías

Comerciantes de la Mella temen navidades frías

Los comerciantes de la avenida Mella quisieran sentirse optimistas con la llegada de las navidades, pero la realidad -tozuda como una mula- no se lo permite.

«Estas van a ser unas navidades difíciles, frías, muy frías en términos económicos», dijo convencida la propietaria de una tienda, con el desencanto dibujado en su rostro.

La apreciación de esta comerciante es compartida por otros dueños de tiendas, grandes y pequeñas, y también por buhoneros de la Mella que entienden que la mayoría de la gente invertirá los ingresos del doble sueldo en cuestiones esenciales, como la comida y para pagar deudas acumuladas.

«La verdad es que no tenemos grandes expectativas este año», expresó el propietario de una tienda de calzado, que no quiso se dijera su nombre «para no espantar a los clientes».

Tradicionalmente los comerciantes esperan el mes de diciembre como el período en que las ventas aumentan de tal forma que ayuda a compensar los meses malos, pero esta vez no se hacen ilusiones, dijeron al ser consultados por HOY.

Teresita Brito Bloise, administradora de Polanco Color, entiende que situación económica y la desesperanza arropan a la población, y por eso ve imposible que estas navidades sean iguales a las de años anteriores.

«Yo espero que por lo menos haya calor familiar, porque calor económico no habrá en esta Navidad», expresó Bloise.

Atribuye la situación «a la forma errada» como el gobierno de Hipólito Mejía ha conducido la nación.

«Debería cambiar el rumbo, el sistema no le ha dado resultado. El (Hipólito) dice que su política le ha dado resultado, pero la realidad es innegable», dice Bloise.

Con la incertidumbre de una tasa de cambio del dólar fluctuante, la carestía en los artículos de primera necesidad y las deudas acumuladas es imposible tener unas navidades con mucha movilidad de dinero, dijo otro comerciante de esta arteria que, a pesar de que ya no tiene el mismo esplendor de otros años, se mantiene como una de las principales lugares comerciales de la ciudad.

«Lo que se ve es que estas navidades no van a ser como la de los años anteriores. La vemos muy difícil, las ventas han bajado demasiado», manifestó Gladys Fernández, de Casa Damarys.

Añadió que el ritmo de ventas está lento, a pesar de que para esta fecha ya se notaba una mejoría en las ventas, «pero ahora no».

En su opinión, el gobierno debería cambiar su política económica, porque la situación económica del país está muy difícil, «estamos feos».

Entretanto, Frank Tejada, de Joyería «El Palacio», dijo que la situación está crítica por lo que no aguarda la esperanza de que estas navidades sean «una cosa del otro mundo». Expresó que su experiencia le dice que el comercio «se está ahogando», por la situación económica.

Pero en la Mella no todo el mundo ve la cosa negativa, pues algunos entienden que muchas veces, «la gente tiene un comportamiento raro y hay personas que en medio de la crisis se comporta como si no hubiera crisis».

Antonio Fersobe, de la Librería Hermanos Fersobe, por ejemplo, cree que la propaganda intensiva hace que la gente se olvide de la crisis durante unos días, y tienda a consumir más de lo normal. Adujo que a pesar de la crisis «el ser humano no se deja morir, ni los países tampoco», por eso piensa que la población pasará bien estas navidades, a pesar de la carestía.

Pero Joselín Reyes, de Cometa Music, no luce tan convencida. Y aunque espera que las cosas mejoren en los próximos días, sostiene que las cosas «nunca serán igual al año pasado», porque la gente no tiene dinero.

En cambio, Teodosio Fernández, director de La Sirena-Mella, entiende que las perspectivas son buenas porque a pesar de la crisis la gente acude masivamente a comprar. «A partir del día 15 es cuando se calienta la cosa».