COI quiere tranquilidad

COI quiere tranquilidad

LAUSANA, Suiza (AP).- Mientras Atenas corre con la lengua afuera para recuperar el tiempo perdido en la organización de los Juegos Olímpicos, el Comité Olímpico Internacional busca un remanso de calma después de tantos nervios.

Por eso, después de siete años de preparaciones caóticas en Grecia, el COI optó por el camino más fácil esta semana cuando eligió los cinco finalistas para las olimpíadas del 2012.

La certidumbre y confiabilidad fueron factores decisivos para elegir a París, Londres, Madrid, Nueva York y Moscú.

A las cuatro candidatas rechazadas -Río de Janeiro, Estambul, Leipzig y La Habana- no se les consideró capacitadas para hacer frente a los enormes desafíos que implica la organización del espectacular acontecimiento.

«Certidumbre: eso es lo que busca el COI», confirmó Jean-Claude Killy, ex astro del esquí y miembro francés de la organización.

Cuando el COI otorgó los juegos a Atenas en 1997, basó su decisión en gran medida en emoción y sentimiento. Después de haber rechazado a Atenas en su intento por presentar los juegos de 1996, en el centenario de los primeros juegos de la era moderna, el COI consideró que era hora de dárselos al país que dio origen a las olimpíadas.

Pero después sobrevino la ardua realidad.

Prácticamente Grecia desperdició los tres años siguientes y el COI empezó a advertir a los organizadores que podrían perder los juegos si no cumplían con los requisitos de la preparación. En los cuatro años desde entonces, Atenas ha librado una carrera contra el tiempo para ponerse al día. Y ahora que faltan menos de tres meses para la ceremonia inaugural, todavía hay varias demoras de construcción.

«Podrían haber facilitado su vida y la nuestra un poco más si hubiesen cumplido antes», dijo esta semana el presidente del COI, Jacques Rogge.

El COI se atuvo a los informes técnicos en el proceso de selección de los candidatos para el 2012. Y el sistema favoreció claramente a las ciudades grandes con antecedentes establecidos.

Río de Janeiro, por ejemplo, fue rechazada pese al atractivo simbólico y geopolítico de dar los juegos a Sudamérica por primera vez. La ciudad brasileña estaba séptima en el informe del COI sobre los nueve aspirantes iniciales.

Leipzig, que ofrecía juegos compactos y menos costosos, quedó afuera porque es demasiado pequeña (medio millón de habitantes) y no tiene suficientes cuartos de hotel.

No es la primera vez que el COI rechaza candidaturas. El proceso de preselección fue introducido para la organización del 2008 (ganada por Pekín).

El director ejecutivo del COI Gilbert Felli, que dirigió el grupo de trabajo para el 2012, dijo que aunque no existen reglas específicas, se requieren una ciudad con población mínima de 1,5 a 2 millones de habitantes para organizar los juegos. Observó que las sedes deben absorber la llegada de 200.000 personas acreditadas y 500.000 espectadores.

Rogge manifestó sorpresa por los comentarios de Felli y aseguró que no hay un tamaño aceptado oficialmente. Pero aclaró que las sedes deben cumplir requisitos mínimos de alojamiento, telecomunicaciones, infraestructura deportiva, financiación y otros criterios.

«No se pueden extraer conclusiones generales», agregó Rogge. «Sin hacer nombres, conozco grandes ciudades del mundo con 10, 15, 20 millones de habitantes que no son capaces de ofrecer lo que dan otras ciudades de 2 ó 3 millones, o aun menos».

Grecia, con 11 millones de habitantes, es la nación más pequeña que organiza los juegos desde Helsinki, en Finlandia, en 1952, cuando tenían muchos menos participantes y espectadores que en la actualidad.

«Si los Juegos de Atenas van bien, abrirán las puertas a muchos países y ciudades del tamaño de Grecia», dijo Alex Gilady, miembro israelí del COI.

Una de las prioridades de Rogge desde su elección en el 2001 ha sido hallar modos de reducir el tamaño y costo de los juegos para que puedan ofrecerse en ciudades y países de todo el mundo.

De todos modos, µfrica y Sudamérica están fuera de competencia por lo menos hasta los juegos del 2016.