Coctelera

Coctelera

Quisiera desearle feliz domingo, mi viejo Magino, pero entre los apagones y la basura ponen a cualquiera a mencionarle la madre hasta a los tomates. Por cierto, mi caro viejo, ya que hablamos de madres y de tomates, anoche me enteré de que un poderoso grupo comercial dominicano –que cumple muy bien con las disposiciones legales- paga unos 400 millones de hediondos al año por concepto del suministro de energía eléctrica. Las vainita no está en si recibe la energía facturada, sino en que el dinero que paga jamás llega a las distribuidoras en manos del Estado, sino a la dichosa Unión Fenosa, pues está entre los clientes VIP que regaló “la administración anterior a la super protegida entidad española que a lo mejor vuelven a hacer de las suyas. ¿Cómo carajo va a contar con liquidez alguna de las Jode dominicanas, mientras persista esta vagabundería de grandes ligas? Y anoche me decía un jurel que el primer ingrediente que se necesita para renegociar los contratos de recompra son los timbales…..

Ya que hablamos de timbales, de recompra y de grandes ligas, no hay duda alguna de que de grandes ligas es el cobro que hace una “triple a” por un servicio de recogida de basura de “clase d”. Sin duda alguna, Maginito, que en vez de una ‘ciudad posible’ tenemos una “ciudad asquerosa”. Vale decir que el gobierno tiene que ir en auxilio del Cabildo local, disponiendo el arreglo de eso que llaman carretera hacia el vertedero de Duquesa y que no es más que una soberana vergüenza. Es una especie de `avenida de los hoyos` y es posible que eso afecte un tanto lo que se llama servicio. Pero eso no justifica el hecho de que los camiones y camioncitos para recoger los desperdicios se pasen hasta quince días sin pasar por un calle determinada. ¿O será acaso, que en zonas de las llamadas residenciales -residenciales son todas- habrá que lanzar desperdicios al medio de las vías, quemar gomas y hacer como hacen los abnegados padres de familia y marginados de la fortuna? Carajo, ¡qué difícil es hacer las cosas bien en este país que tanto amó el almirante aquel, para joder la bicicleta en todos los órdenes?… 

Mire, Maginito, creemos necesario un acuerdo con el inefable Fondo Monetario Internacional (FMI), pues parece que, por nuestros propios medios, no podemos enfrentar la severa crisis que nos afecta. Ahora bien, viejito del alma querida, tenemos otro problema muy serio encima; la tragedia causada por las fuerzas de la naturaleza. El huracán Jeanne nos dio con banda y por todas las bandas. Que sepamos, la “comunidad internacional” ha sido insensible ante el dolor que aflige a miles de dominicanos en estos momentos. Eso no impide, sin embargo, que el gobierno y el pueblo dominicano, con todas sus limitadas fuerzas, vayan en auxilio de las poblaciones que auxilio necesitan, así como también en ayuda de los compatriotas afectados. Aunque le duela esto a algunos boca de burros, hay que copiar del presidente de Cuba, doctor Fidel Castro Ruz, quien se fue a Pinar del Río con su gabinete para esperar a la casquivana Jeanne y advirtió que hay cierta ayuda que, por dignidad, su gobierno jamás recibiría. Es muy claro que Fidel se refería al concurso que Estados Unidos siempre condiciona para su régimen comunista. Pero se da el caso de que por estos laditos, donde el entreguismo es factor común, no importa el gobierno que esté en el mando, los gringitos también son duritos de pelar y ponen condiciones hasta para ir al baño. El país atraviesa una situación difícil. No hay dinero disponible para atender asuntos muy prioritarios. Eso no puede impedir, sin embargo, que los chelitos que se consignan se destinen a salvar vidas, a evitar mayores dolores y dificultades a miles de compatriotas severamente dañados por Jeanne. Al carajo el FMI y todos y cada uno de sus canchanchanes. El derecho a la vida por encima de todas las cosas. A atender a los nuestros, por los métodos que se consideren necesarios y la mamacita de quienes traten de dirigirnos desde fuera para que cumplamos requisitos que cuanto lograrán es estrangular aun más a pobres criollitos… 

Bien Maginito, solo me resta decirle en este domingo no buen apetito, sino buen apagón. Es lo que le espera.