COCTELERA

COCTELERA

El Metro,  mi querido Magino, tiene muchos amigos y muchos enemigos. Lo que no puede negarse es que los dueños de tierras en Villa Mella están de plácemes con una cosuanita que se llama plusvalía. Cuando comenzaron los trabajitos del Metro, hubo sus grititos de «terratenientes urbanos», quienes consideraban que se les hacía mucho daño.

Hoy mismo, Magino, esos gritones venden entre ocho mil y diez mil pesos el metro. Y me contaron que Diandino Peña soltará unos 80 millones de los hedionditos, para la construcción de «La Plaza del Chicharón». ¡Sopla!… 

Este gobierno,  mi querido viejo, es la del carajo cuando de bautizar algunas vainitas se trata. Ahora tenemos un nombrecito bien cortito de verdad: «Programa Humanitario de Subsidio a la Harina para la Producción de Pan a Tres Pesos». ¡Se necesita mucha flema para concebir esa cosita! Por cierto Magino, el gobierno subsidiará con RD$350.00 cada saco de harina de 120 libras que se venda a los miembros de la Unión de Medianos y Pequeños Industriales de la Harina. Y aquí entra en juego la pendejadita de los subsidios. ¿Hay seguridad absoluta de que la harina subsidiada solo llegue a los «medianos y pequeños» productores? ¿No ocurrirá como ocurre con unos marchantes del gas propano subsidiado? Este país dispone de «un personal altamente especializado», en evadir las disposiciones oficiales y sirven de asesores a tiempo completo para dejar a Perico en la estaca. Ojalá que la focalización del pan no se realice con un foco. Y para los que gustan de los subsidios, que se aprieten el cinturón que el trigo seguirá subiendo de precio…

Con la escasez del plátano,  mi amigo Magino, debemos ser justos. Más de las tres cuartas partes de los platanales de Vicente Noble y Barahona fueron destruidos por las tormentas Noel y Olga, lo que encareció de inmediato al pobre productor de tanino. Y si se observa el comportamiento anual de la producción del plátano, verá que en la temporada «de invierno» decrece. La oposición ha dado cambimba al gobierno con esa vainita, pero parece que en el oficialismo no están en eso de defender al gobierno que paga tan buenos salarios y solo tienen tiempo para tratar de reelegir a ese mismo gobierno…

Magino, Magino,  le advertí que los haitianos no iban a jugar con la vaina de la fiebre o gripe aviar. Los vecinos saben que esa enfermedad no existe aquí y sin embargo han mantenido la prohibición para que los pollos y los huevos producidos en el país entren a territorio haitiano. ¿Qué buscan los haitianos al joder tanto la pista? No me hablen de fiebre aviar ni cosa que se le parezca, pues los haitianos saben que eso no existe aquí. ¿No es hora de que nuestros diplomáticos actúen?