Coctelera

Coctelera

Buen día,  caro Magino. Tengo para decirle que el director de la Comisión Nacional de Energía, Arístides Fernández Zucco, aporta sus víveres para el sancocho que se gesta con la Refinería Dominicana de Petróleo.

El funcionario considera que Shell sobrevalúa sus acciones, para venderla en 183 millones de dólares al Estado, su socio en la empresa petrolera. Fernández Zucco dice, con mucha propiedad, que si el cincuenta por ciento de las acciones de Refidomsa (las de Shell), valen realmente esa suma, buen negocio haría el Estado vendiendo, también por 183 millones, el otro cincuenta por ciento.

Pero Maginito, pueden surgir otras ideas. Por ejemplo, el presidente Leonel Fernández declaró que el Estado pagaría por las acciones de Shell la misma cantidad ofertada por Coastal Dominicana, que ganó el concurso efectuado para la venta de su participación en Refidomsa. ¿No sería un buen negocio que el Estado vendiera sus acciones a Coastal en la suma ofertada para ganar el concurso, es decir, por 183 millones de dólares? De esa manera el Estado tendría un socio dominicano y retendría el cincuenta por ciento de las acciones adquiridas tras una auditoría rutinaria a Shell. ¡Todos contentos: Shell vende como quiere vender; Coastal entrega los 183 millones de dólares al Estado por las acciones que hoy posee en Refidomsa, y el Estado retiene el cincuenta por ciento del capital accionario al comprarle a Shell!… Magino,  nunca entenderé a los políticos que quieren imitar al fenecido ex presidente Joaquín Balaguer, sobre todo cuando hablan en público. Es una lástima que políticos jóvenes sean tan poco originales que quieran imitar a Balaguer hasta en la forma de dar un apretón de manos. Esa gente no se da cuenta de que Balaguer es irrepetible… Hizo bien  la Junta Central Electoral (JCE) al mandar al carajo la resolución que prohibía la propaganda política hasta tanto la propia JCE declarara abierta la campaña electoral. Ahora bien, es lamentable que la JCE diera a entender que derogó el reglamento por la presión ejercida por los partidos políticos y por los medios de comunicación social. La JCE considera que los medios de comunicación antepusieron sus «intereses» a la defensa de la democracia. Eso no lo creen ni los propios jerarcas de la JCE. Ocurre, eso sí, que medios de comunicación social salen a defender la democracia, no sus intereses, cuando combaten adefesios que quieren ser impuestos por organismos oficiales -y la JCE lo es-. En cuanto a que los medios de comunicación social defendieron sus derechos al fijar el valor de la publicidad, la JCE debe agradecerlo, pues al descartar el Reglamento, evitó convertirse en una especie de Control de Precios… Maginito,  ¿por qué prohibir la exportación de huevos a Haití? ¿Es esa una medida atinada o una nueva estupidez gubernamental? ¿Pueden fomentarse las exportaciones con disposiciones como esa? No me vengan con cuentos chinos de que se trata de proteger al consumidor dominicano. Los productores de huevos no son tan pendejos para relegar a un segundo plano el mercado nacional, si éste es mejor que el haitiano. Por eso, Magino, hay que aplaudir que se derogara la publicidad.  El candidato  presidencial del PRSC, Amable Aristy Castro, distribuyó cerdos en Nagua y cuando llegó a Moca dijo que le encantaba repartir cariño mezclado con cerdos, salami y su dinerito. Muchos critican el estilo de Amable, pero ¿cuántos quisieran emularlo? Y no me diga, queridísimo Magino, que el vocablo emularlo viene de mula.