Coctelera

Coctelera

¿Qué desapareció el ‘cerebro’ de la pizarra electrónica del Centro Olímpico? Suponemos que si robo ha habido por allí, es para exportar el dichoso ‘cerebro’, pues ¿quién carajo puede utilizar eso en este país del clima agradable y atrayente? De todos modos, se le recomienda al arzobispo Nicolás de Jesús López Rodríguez, con todo respeto, que tome las previsiones de lugar para evitar que un día la Catedral Primada de América aparezca sin campanario. Aquí ya hay machos de hombre que son capaces de vender hasta anclas de barco en Santiago…  Somos tan ordenados, pero tan ordenados, que ni siquiera nos damos cuenta de cómo pasa el tiempo. Por ejemplo, el niño nació hace diez años, cuando se iniciaron los trabajos de construcción de la avenida Jacobo Majluta. Hoy el niño se prepara para acudir al sexto curso de la primaria y la Jacobo Majluta ahí, no hoy forma de que la concluyan. Se espera, sin embargo, que cuando la obra termine, algún departamento oficial haga las sumatorias de lugar y diga al país cuánto costó la pendejada esa…  ¿Qué quieren cobrar el 0.4 por ciento por la importaciones? ¿Y qué? Ese es un regalo. ¿Qué los importadores no quieren pagarlo y consideran que ese gravamen fijado por Aduanas para enfrentar costos subiría precios? ¡Carajo, Magino, esta gente no quiere soltar ni un chelito! Por cierto, viejito vagabundón, afirma el director Miguel Cocco que el 85 por ciento de los importadores evade tributos fiscales. ¡Y todavía el Gobierno no acaba de ser receptivo a la idea de consagrar el Día del Contrabandista y levantar un monumento al Contrabandista Desconocido!. ¿Habrá que apelar a los propios importadores para que honren al contrabandista? Es más, podría sugerírsele a Juan Hernández que dicte una “norma” para cobrar alguito y financiar obra tan necesaria como la citada. Total, los “paganini siempre gritarán y se resistirán a soltar un chelito de los coloraitos que tienen por allí guardados…   Manuel María Mercedes, el de los designados Derechos Humanos quiere que el presidente de la Suprema Corte de Justicia, doctor Jorge Subero, pida la renuncia a su vicepresidente, doctor Rafael Luciano, por éste haberle dado par de cajetazos al Código Procesal Penal. Lo único que puede decírsele al buen señor es que sueñe, como Pilarín. Papi Luciano, además ha sido coherente en su posición frente al Código, desde siempre. Lo lamentable es que ese tema salga a la luz pública en estos días, cuando se puede prestar a malas interpretaciones, aún cuando estoy completamente seguro que el proponente sugiere las modificaciones de la mejor buena fe. De todos modos, hay tantos y tantos problemas por delante, muchos de ellos de extrema gravedad, que sería bueno posponer eso para mejores días, sobre todo que no es cierto que el alto índice de la delincuencia se deba al Procesal Penal. El Código no es bueno ni malo per se. Buenos o malos son quienes lo aplican. Además, ¿no existía la delincuencia con el Código viejo? ¿O es qué delincuente únicamente son los que atracan y matan en las calles?…   La histeria que domina a los Estados Unidos es tan seria, que la explosión en un edificio de diez plantas en Nueva York motiva un comunicado de la Casa Blanca, desde Washington, explicando que no se trató de un caso de terrorismo. Lo cierto del caso es, querido Magino, que esa histeria, en muy gran medida, está justificada, como justificadas están medidas anti-terroristas, por más molestosas que sean. Dígame una cosa, viejo verde, puede que se exagere con algunos pronunciamientos, pero ¿usted hubiera creído que iban a volar “las torres gemelas” de Nueva York, con un saldo de miles de muertos, si eso se hubiera anunciado el día 10 de septiembre, un día antes de que ocurriera el más vulgar acto terrorista que registra la historia de la humanidad?…   ¿Qué el magistrado Subero dice que aquí mucha gente debería estar presa? Ayude en esa causa, don Jorge, ayude…   Ahora tenemos que el doctor Enmanuel Esquea Guerrero afirma que enfrentará al expresidente Hipólito Mejía, para que éste no siga dañando al PRD. ¡Mamacita! Esquea Guerrero alega que Hipólito manda en el PRD desde 1999 y que fue él quien puso a Ramón Alburquerque al frente del partido y ahora quiere imponer la candidatura presidencial de Miguel Vargas Maldonado. Pero bueno, Magino, ¿es qué esta gente no se cansa de pelear entre ellos mismos?…