Coctelera

Coctelera

Mi querido Magino,  tengo para decirle que no me sorprendió la inasistencia del licenciado Danilo Medina al acto en que se proclamó al presidente Leonel Fernández como candidato a la reelección en los comicios del próximo 16 de mayo.

Danilo y Leonel se disputaron la nominación por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), y el actual mandatario se impuso por abrumadora mayoría en unos comicios que fueron objetados por Medina, quien dijo que había sido derrotado por el Estado. Medina, dos veces secretario de la Presidencia y considerado uno de los mejores estrategas peledeístas, se retiró del acontecer político, al menos públicamente. Se ha dicho que gestiones para unir a los dos antiguos aliados culminaron en fracasos…

Medina  fue un tenaz crítico de las aspiraciones reeleccionistas del presidente Fernández, pero es posible que subestimara la capacidad de maniobra de éste. No veo razones de peso que hubieran obligado a Danilo a asistir a la proclamación de Leonel. De haberlo hecho, hubiera quedado muy mal parado ante la opinión pública que le había visto como un abanderado del anti-reeleccionismo. También se hubiera expuesto a que una masa fanatizada le abucheara, lo que Danilo no merece. Y si Danilo hubiera sido aplaudido, ¿cómo se sentiría el presidente?…

Mire, Magino,  creo que Danilo, por más vueltas que se dé al asunto, tiene su futuro político unido, indisolublemente al de Leonel. El presidente Fernández, por una disposición constitucional, no podrá optar jamás por la jefatura del Estado o por la vicepresidencia. ¿Le abre eso el camino presidencial a Danilo? Depende de múltiples factores y juzgo el más importante el de mantener estrechas relaciones con Leonel, pues éste, al dejar la Presidencia, quedaría con mucha fuerza en el peledeísmo, fuerza que necesitaría Danilo para buscar la nominación presidencial en el 2012. No se puede pasar por alto que la fuerza política de Leonel se debilite un tanto al perder dirigentes que hoy le respaldan y que cogerán la bicicleta porque su líder no puede volver a ocupar la «silla de alfileres». Como se verá, mi amigo Magino, el juego que tendrá que lanzar Danilo requiere excelente control por encima de todas las cosas y como en peledeísmo no hay bateador designado, cuando llegue a la caja de bateadores tiene que tener muy buena vista, pues Leonel está en condiciones de darle otro bolazo.