Coctelera

Coctelera

Buenos días,  querido Magino. Tengo para recordarle que Pedro Navaja solía decir que la vida te da sorpresas, «sorpresas te da la vida». No deja de sorprender el hecho de que el Congreso Nacional aprobara algunas cosuanitas en el todavía proyecto de Presupuesto y Ley de Gastos Públicos para el año que acaba de iniciarse.

 No deja de causar sorpresa que se apunten 161 millones de los suciones para bebidas y alimentos destinados  al Congreso y una partida de siete millones en un renglón que señala «prendas de vestir de los senadores». Cuando leímos lo de «prenda de vestir de los senadores» creímos que se trataba de un relajo, pero al leer que hay una partida de 5.5 millones de los hedionditos destinada a la adquisición de útiles deportivos y recreativos, llegamos a la conclusión de que «sorpresas te da la vida»… Cuando usted  quiere imponer la austeridad, ni modo, la impone.

El doctor Joaquín Balaguer prácticamente acababa de juramentarse como presidente de la República, y anunció un programa de austeridad que le zumbaba el güiro. El hábil político fue invitado a la reunión de mandatarios del continente, que sería efectuada en Punta del Este, Uruguay, y aceptó la invitación. Pero a última hora salió con una de esas jugadas sorpresivas que tanto le gustaban: no podía hacerse presente en la reunión, debido a que ningún avión que tocaba República Dominicana, volaba después, en ruta directa hasta la bella ciudad uruguaya. Balaguer había dicho, también, que no viajaría en primera clase ni lo harían sus tres acompañantes. No me pregunte cómo se solucionó el caso, pero lo cierto es que un avión de PAA trasladó al presidente dominicano y a sus acompañantes desde Santo Domingo a Punta del Este. Esos fueron días en que nadie se atrevía a tocar un chele en una negociación con el Estado. Pero desde que el presidente afincó y tuvo fácil dominio de los poderes públicos, fue playbol lo que se cantó y los «jugadores» sabían que tenían los árbitros a su favor. Lástima grande que eso ocurriera, pero aún así se demostró que cuando el cabeza de la casa quiere imponer la austeridad, la impone…  Otra sorpresa,  de esas que da la vida, la sentí cuando me dijeron que la Junta Central Electoral (JCE) proyectaba adquirir diez yipetas para entregarla a los magistrados, dado que las que usan actualmente agotaron su vida útil». Las gestiones para la compra de los vehículos son realizadas por la Cámara Administrativa, con aprobación del pleno del organismo. La sorpresa, caro Magino, no se produjo por el hecho de que la JCE adquiría Rolls u otros vehículos comprados por encargo. La sorpresa viene, viejo gastador de lo ajeno, porque la compra la efectúa un organismo que ha gritado más que el tigre bimbín por falta de recursos. Y de buenas a primeras, ese organismo que busca bragueros, habla de una compra de diez yipetas que costarían, según un experto y chusco, unos 15 millones de dólares. Si a ese gasto se le agrega el de los obsequios navideños que se pronunció en distintos medios, nos metemos casi en los 200 millones de tululuses… Magino,  apriétese los calzones, que la campaña electoral viene dura, dura de verdad. Ya lo predijo Euclides. Si usted lee con tranquilidad, se dará cuenta de que el presidente Leonel Fernández le entra a dos manos al candidato perredeísta Miguel Vargas Maldonado y éste lo que suelta son misiles contra Fernández. Magino, estos serán cuatro meses de canela fina. Prepárese, pues, y joda poco la pista…

El charlatán  dice que la parte que más le disgusta en la misa, es cuando el cura menciona al «malamén». Su compañero le pregunta si se ha vuelto loco, que el religioso lo que dice es «líbranos del mal, amén».