Coctelera

Coctelera

Saludos, don Magino. Y como estamos en abril, ¡a luchar, soldados valientes! Para comenzar, ya me dijeron que el veterano contralmirante Manuel Ramón Montes Arache (Papito) tiene preparado los misiles que lanzará contra las fortalezas de Hamlet Hermann y Claudio Caamaño, en respuesta a cosuanitas transcritas por estos dos antiguos guerrilleros en que se vincula al antiguo jefe de los «hombres ranas» y secretario de las Fuerzas Armadas del gobierno en armas de 1965, presidido por el coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó. A esperar…

Maginito, debo contarle esto de la misma manera en que lo contaron al Coctelero. A mi, pues, no me lo crea se afirma que durante la pasada semana, la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas del Estado (CDEEE) y la Falconbridge Dominicana hicieron una pruebita: la primera suministró a la segunda, con grado buenito de confiabilidad, nada menos que mil megavatios diarios durante cuatro diitas. La prueba se hizo para probar a Falconbridge que CDEEE podría suministrar energía segura a la minera extranjera durante los meses de mayo a julio venideros, cuando las unidades termoeléctricas de la empresa canadiense serán sacadas de servicio con fines de mantenimiento. Eso ocurre cada añito. Y ni siquiera cuando Falconbridge servía energía al Estado, en los peores períodos de emergencia de éste, esas plantas fueron dejadas sin el mantenimiento debido. Por eso duran…

Se da cuenta de que la CDEEE venderá a Falconbridge a nueve centavos de dólar el kilovatio. Hasta donde se comenta, los industriales de zona franca cibaeños gritan por el hecho de que tienen que pagar 22 centavos de dólar por el señor Kilovatio. Nadie pone en dudas que Falconbridge pagará a la flor el servicio que le preste la CDEEE, mientras que por otros laditos está el cubero al pecho. Pero lo que mucha gente se pregunta es si esa venta de energía a Falconbridge es oportuna en los precisos instantes que está el apagón al pecho en toda la geografía nacional, menos en los centros turísticos donde existen plantas privadas que venden energía sin dificultades y nada tienen que ver con las Jode y demás familiares…

¡Mamacita, Polón Muñoz declarará día festivo! Un proyecto que busca «transparencia» prohibiría otorgar obras de grado a grado. Ojalá eso prospere y el asunto no quede en la letra de la ley, mandando el espíritu de la misma a casa del carajo, como ha pasado otras veces, pues leyes para convertir este país en una Suiza pequeña tenemos de sobra. Solo falta que se apliquen…..Siguen las denuncias, viejo Magino, de los robos de ataúdes, previa profanación de cadáveres, en cementerios del país. Mire, Magino, dígame una cosa: ¿quién carajo compraría un ataúd, sobre todo si éste es de «lujo»? No se me haga el más pendejo de la cuenta. ¿Es imposible que los tantos servicios de seguridad, de inteligencia, de brutalidad y veinte mil firmas más que tiene el gobierno a su disposición puedan establecer a donde van a parar los ataúdes que se roban en los cementerios, después de profanar las tumbas? Eso es lo mismito que el robo de cables de alumbrado eléctrico? ¿Cómo es posible que un puente esté a oscuras por el hecho de que ladronazos sustraigan los cables de su alumbrado? ¿Es qué es imposible detectar a quienes deben andar con grandes escalas, en unidades motorizadas, para desmontar esos cables? ¿Cuántas fundiciones hay en este país?…

Otra cosita, Maginito, ¿qué pasa con la vigilancia en el llamado Parque del este, alrededor de las obras construidas para los Juegos Panamericanos? Allí se presume que hay vigilancia militar. Pues bien, con toda y esa vigilancia, los ladrones hacen de las suyas. Ayer, para no ir «más lejos en el almanaque», como diría Tres Patines, vehículos sufrieron roturas de vidrios para satisfacer la «curiosidad» de los cabronazos que nada respetan. ¿Y dónde estaban los guardias destacados para el servicio de vigilancia del citado parque?…

Nuestras congratulaciones al doctor Luis Cuello Mainardi por el justo homenaje que acaba de ofrecerle la Cámara de Diputados. Luis realiza un gran trabajo y ayuda gente por pipá a través de la Fundación Corazones Unidos en la misma clínica del mismísimo nombre, donde se ofrecen atenciones esmeradas a los pacientes. Y congratulaciones a la propia Cámara de Diputados, especialmente a su dinámico presidente, el culebro Alfredo Pacheco, pues honrar, honra.