Ciudad de San Luis se salva de “milagro” de inundación por crecida de río Misisipi

Ciudad de San Luis se salva de “milagro” de inundación por crecida de río Misisipi

WASHINGTON. EFE. La ciudad estadounidense de Saint Louis, la mayor de Misuri, se salvó ayer de quedar anegada por el agua torrencial que baja por el río Misisipi, mientras las comunidades al norte comienzan a recuperarse de las peores inundaciones desde 1993.

Sin embargo, dos muros artificiales para contener el río han fallado al norte de la ciudad y otros tres están en riesgo de no aguantar, informó ayer el Cuerpo de Ingenieros del Ejército.

La cresta de la ola elevó el nivel del agua a su paso por Saint Louis a 11 metros, frente a los 15 que alcanzó en 1993, según el Servicio Nacional de Meteorología.

Al final, la altura de la crecida ha sido menor de lo que se temía inicialmente, por el agua que ha perdido el río al desbordarse en numerosos puntos durante la última semana en la parte alta de su cauce.

Por ello, el Servicio de Meteorología ha reducido sus previsiones sobre el nivel que alcanzará el río, que mañana pasará por la localidad de Sainte Genevieve, donde los residentes se preparan para su embate.

El Cuerpo de Ingenieros ya ha colocado, con la ayuda de voluntarios, 13 millones de bolsas de arena y 117 bombas de agua en las márgenes del Misisipi.

El gobernador de Misuri, Matt Blunt, ha movilizado a 750 miembros de la Guardia Nacional de ese estado para mantener a raya al río, mientras que el Cuerpo de Ingenieros tiene a 330 de sus integrantes en todas las zonas de peligro.

Mientras, en Alton (Illinois), el nivel del agua alcanzó ayer los 9,5 metros, muy por debajo de los más de 13 metros que registró hace quince años.

Maggie Carson, de la Agencia de Gestión de Emergencias de ese estado, dijo a la prensa local que la reducción de las previsiones sobre el nivel de la crecida indica que “lo peor ya ha pasado».

Aún así, miles de viviendas y edificios comerciales siguen bajo las aguas en Iowa, Illinois y Misuri.

La cifra de muertos continúa sin cambios (24 personas).

Sólo en Iowa, las pérdidas agrícolas serán de 3,000 millones de dólares, informaron las autoridades de ese estado.

Las inundaciones de 1993 causaron daños superiores a los 20,000 millones de dólares.

La zona anegada es una de las más fértiles de Estados Unidos y la pérdida de las cosechas ha hecho saltar los precios de maíz, así como de la carne bovina y porcina en el país.

Buena parte de esos productos se mueve en barcazas por el río.