Cita trabas evitan avances en procedimientos de trasplantes

Cita trabas evitan avances en procedimientos de trasplantes

El país ha avanzado en términos de número de trasplantes renales, no así en la organización previa que debe existir para realizar este tipo de procedimiento.

Así lo explica Ashley Baquero, presidente de la Fundación Baquero, quien atribuye el problema al control político que tiene la entidad que debe velar por el desarrollo de los procedimientos de trasplante en el país.

“Entiendo que si al Consejo Nacional de Trasplante, se le quita ese control político, se destina dinero del presupuesto para que funcione adecuadamente, República Dominicana, indudablemente, avanzará en el área de trasplante”, enfatiza.

Su opinión la justifica con el hecho de que en Estados Unidos, donde reside actualmente, UNEOS, la organización  que tiene que ver con estos quehaceres, está en manos de una ONG, creada por médicos trasplantólogos que cada vez se empeñan más en hacer un excelente trabajo en el área.

Explica que muestra de que una entidad de esa naturaleza no puede estar politizada la constituye el hecho de que el gobierno norteamericano quiso hacerse cargo de  UNEOS y por la envergadura que representa un organismo como este, decidió no involucrarse.

Lamenta que en República Dominicana no haya un centro debidamente equipado y preparado para hacer un trasplante con la responsabilidad y capacidad que requiere un procedimiento como éste.

“Se hacen, pero no como manda la ley, debido a que aquí no hay una regulación que diga cuáles requisitos debe cumplir un centro para hacer un trasplante”, expresa.  

Con relación a otros países de América Latina y el Caribe, Baquero informa que República Dominicana, hasta el pasado año, sólo había realizado 484 trasplantes renales, muy por debajo de Brasil y México con 46,818 y 22,548 procedimientos, respectivamente. Pero aún así, Baquero se muestra positivo ante el cambio que puede experimentar esta situación con la puesta en vigencia de la  Seguridad Social.

Considera alta la cifra de pacientes con problemas renales que hay en el país pero admite que no es que los casos han aumentado, sino que en los últimos tiempos han sido más diagnosticados.

Admite que son muchos los que mueren porque no cuentan con los recursos para someterse a los tratamientos.