Cinco ideas para vestir la casa de primavera

Cinco ideas para vestir la casa de primavera

Ya estamos disfrutando de los días de primavera, aunque nuestra media isla pareciera la de un eterno verano, las flores en las arboles, las lluvias y el color nos dan la nota de que estamos en la época del verdor. Si queremos que la fiesta de la madre naturaleza entre a la casa, pues aquí algunos puntos imperdibles.
Hágase la luz. Nada dice más que hola primavera que ese hermoso sol que despierta las flores, es hora de abrir las ventanas en casa y dejar que pase la luz. Es buen momento para cambiar tus cortinas por unas ligeras que permitan el paso de la claridad, tus espacios se verán más amplios y se lucen los colores y las texturas. La tendencia glam en la decoración nos ha permitido traer los metales a estaciones donde no los teníamos antes, por lo que las mesas auxiliares en dorado y topes de espejo o vidrio te ayudan a reflejar la luz y expandirla por toda la estancia. Verifica esos rincones oscuros para que coloques allí ese mobiliario que te ayuda a llevar claridad.
Vida a las paredes. Parece una idea trillada pero es una a la que se le puede sacar gran provecho. Recubrir una pared puede imprimir vitalidad y carácter a un espacio muerto. Puedes escoger entre colores primaverales como el Greenery que es el color del Pantone del año, los amarillos y rosados también dan ese aspecto de cambio. Si te decides, puedes empapelar esa pared que quieres convertir en punto focal usando estampados atrevidos y con color.
Que florezca la casa. Las flores son alegría y frescura y son ellas las protagonistas de esta época. Estas grandes aliadas de la decoración purifican el aire y el alma. Engalana ese florero que casi nunca usas o crea composiciones con botellas o envases tipo vintage. Llévalas a la sala, el recibidor y hasta el baño, son muy amplias sus posibilidades. Si al igual que la llegada de la primavera también te vienen las alergias o prefieres una salida más práctica trata las flores artificiales en seda de las que lucen más naturales o trabaja con el verdor de follajes.
A poner todo en orden. Como en cada comienzo hay que poner las cosas en su lugar. Un espacio desordenado o sucio nunca va a lucirse como algo agradable. Saca tiempo para apartar las cosas que ya no usas, las que sí pues a buscarle un lugar adecuado donde no estorben física ni visualmente. Así creas áreas fluidas y armoniosas. Siempre que se piensa en un cambio en la decoración hay que tomar en cuenta los espacios de almacenar y guardar pues una casa organizada y limpia hace gran diferencia.
Renueva los textiles. Siempre les recuerdo que es una idea práctica irnos a los textiles para dar una “lavadita de cara” a la decoración. Cojines, alfombras y cortinas son elementos que pueden ayudarte a dar ese look primaveral que buscas. No te encierres en solo estampados florales, los blancos y cremas dan mucha luz y son frescos y alegres. Azules y verdes aportan color sin recargar y los rojos y rosados fuertes llenan tus lugares de vida. Recuerda que la regla básica para usar estampados es el equilibrio, no puedes cargar la estancia visualmente pues no creas espacios de armonía. No te olvides de la ropa de cama y las toallas en los baños. La decoración no está completa si no incluimos los cinco sentidos. Lleva a casa aromas de primavera en velas decorativas, difusores y popurrí. De seguro pasarás unos meses en la agradable compañía de la naturaleza en casa.