Cinco ideas para cenas ligeras

Cinco ideas para cenas ligeras

Luego de un día de ajetreos, muchas veces no apetece comer nada pesado y lo que se quiere es degustar algo que no demande mucho tiempo y que sea ligero, para ir a los brazos de Morfeo de una forma más placentera.
A la hora de la cena, se debe comer alimentos que por su ligereza ayuden a la digestión, pero que también satisfagan el hambre para evitar que a las pocas horas surja el deseo de volver a comer.
Además, no se recomienda comer grandes cantidades de alimentos previo a irse a la cama, ya que esto impide conciliar el sueño.
Recuerde que consumir muchos alimentos antes de acostarse puede influir en que tenga pesadillas, al estómago estar demasiado lleno y no relajarse.
Por tanto, a la hora de elaborar su menú nocturno, opte por alimentos que sacien el hambre, preferiblemente ricos en fibras y bajos en calorías.

Recetas
Berenjenas rellenas de quinoa

1 berenjena
1/2 cebolla blanca
1/2 taza de quinoa
1 diente de ajo
1 limón
1 chorro de aceite de oliva
1 pizca de sal y pimienta
Preparación. En una olla con agua hirviendo, cocinar la quinoa durante 15 minutos hasta que abra. Escurrir y reservar. Aparte, cortar la berenjena por la mitad, espolvorear con sal y llevar al horno a 180ºC. durante 30 minutos. Comprobar que la berenjena esté completamente cocida. En una sartén con aceite a fuego bajo, cocinar la cebolla y el ajo finamente cortados hasta que la cebolla esté blanda. Salpimentar. Recuperar la berenjena, una vez cocinada, y retirar toda la pulpa para hacerla puré. Llevar este puré de berenjena al sofrito y añadir también la quinoa y el zumo del limón. Rectificar sabor con sal y pimienta.

Quesadillas de pollo y verduras

4 tortillas de trigo o maíz
1 pechuga de pollo
1 Pimiento verde
1/2 pimiento rojo
1/2 cebolla
1/4 taza de maíz
1/2 taza de queso rallado
1 cucharadita de aceite de oliva
Sal
Pimienta
Preparación. Cortar las pechugas en cuadrados o tiras. Salpimentar y cocinar en una sartén con un poco de aceite de oliva hasta que estén doradas. Reservar. Cortar en cuadraditos las verduras y cocinar en una sartén con aceite. Reservar. Calentar en una sartén la tortilla. Luego, esparcir en media tortilla el queso rallado, añadir el pollo, las verduras, un poco de maíz dulce y de nuevo queso rallado. Doblar por la mitad y cerrar la quesadilla. Dejar al fuego y dorar por las dos caras. Sacar y servir cortándola en triángulos.
Bruschettas de hongos y tomate

1/2 taza de tallos de hongos
2 tomates picados
1 cebolla
2 dientes de ajo picado finamente
Sal y pimienta al gusto
Albahaca al gusto
Tomillo al gusto
Romero al gusto
Queso parmesano al gusto (opcional)
6 rodajas de pan
Aceite de oliva
Preparación: Picar muy finos los tallos de los hongos, la cebolla, el ajo y el tomate, no los revuelva, pues se deben ir cocinando por orden, calentar aceite de oliva en una sartén y agregar la cebolla y el ajo, cuando están transparentes, agregar el tomate y dejar cocinar un poco, finalmente agregar los tallos de hongos picaditos, sazonar con sal y pimienta y agregar las especias, cocinar un poco y listo. Servir sobre rodajas de pan y un poco de queso parmesano.

Ensalada fresca de espinaca y fresas

1 manojo de espinaca
8 fresas
1/2 taza de lentejas
1 cucharadita de vinagre balsámico
1 cucharadita de vinagre de vino tinto
1 cucharada de azúcar blanca
Sal
Pimienta
Preparación. Lavar las espinacas hoja por hoja y cortarlas con las manos en trozos grandes. Cocinar las lentejas en agua hirviendo con sal, durante unos 20 minutos, colar y esperar a que estén frías. En un plato servir las espinacas cubrirlas con las lentejas y las fresas cortadas en rodajas, añadir una pizca de sal y pimienta. Preparar el aderezo con azúcar y los dos vinagres. Cuando el aderezo este frío agregar a la ensalada y consumir de inmediato.
Salmón al horno

Salmón
1 cebolla grande
3 tomates bien rojos
1/2 taza de champiñones
2 cucharadas de aceite de oliva
Preparación. Pelar y cortar los tomates en rodajas y colocar en el fondo de la fuente que vaya a usar para meter en el horno. Por encima poner las rodajas de salmón. Cortar algo de cebolla en gajos finos, rodajas o juliana. Después de cortarlas, colocarlas por los huecos entre el tomate y el salmón. Por encima de todo echar los champiñones troceados también. Por último, regar todo con un poquito de aceite y un poco de sal. Encender el horno calentar a unos 180-190 grados. Meter la fuente dentro y dejar una media hora. Comprobará que el salmón al horno está listo cuando la cebolla y demás ingredientes tengan buen color.