Cinco dominicanos han ganado el premio al JMV en un  Juego de Estrellas

Cinco dominicanos han ganado el premio al JMV en un  Juego de Estrellas

Desde  1956, cuando Osvaldo Virgil debutó en las Grandes Ligas, un total de 72 dominicanos han participado en las celebraciones del Juego de Estrellas.

Muchos de ellos con grandes presentaciones, el talento dominicano se ha dejado sentir en la pausa de mitad de temporada, donde se reúnen los mejores y más populares peloteros del negocio.

De hecho, cinco dominicanos se han dejado sentir con mayor fuerza en este tipo de eventos, siendo incluso seleccionados para el premio al Jugador Más Valioso.

El primero en imponer su dominio fue el inmortal Juan Marichal.

Marichal fue seleccionado como el abridor del partido de Estrellas que se celebró el 13 de julio de 1965 en el Metropolitan Stadium, de la ciudad de Minnesota.

El Monstruo de Laguna Verde manejó a su antojo la alineación que incluía figuras como Harmon Killebrew, Rocky Collavito y Brooks Robinson.

En tres entradas trabajadas, Marichal solo permitió un indiscutible, sin ninguna otra libertad, ni ponches, para ganar el reconocimiento al Jugador Más Valioso a pesar de que no fue el lanzador ganador del encuentro ya que Jim Maloney, el lanzador que le siguió en el montículo, permitió cinco carreras.

La labor de Marichal pasa como una de las más destacadas para lanzador dominicano alguno en un Juego de Estrellas.

El premio de Franco.  Pasaron 35 años antes que otro dominicano se alzara con un galardón al Jugador Más Valioso del Juego de Estrellas.

En el partido que se jugó el 10 de julio de 1990, en el Wrigley Field, de la ciudad de Chicago, el entonces intermedista dominicano Julio César Franco entró al partido de estrellas como sustituto.

 En su labor en el plato, Franco conectó un indiscutible que remolcó un par de carreras y ayudó a que la Liga Americana venciera 2-0 a la Liga Nacional.

El caso de Pedro.  Nueve años más tarde, jugando como el lanzador abridor en el partido que se celebró en la que entonces era su casa durante toda la temporada, Pedro Martínez exhibió sus mejores condiciones en el partido de Estrellas que se jugó en el Fenway Park de Boston el 13 de julio de 1999.

Martínez fue mucho más que impresionante en dos entradas lanzadas contra un equipo de la Liga Nacional que presentó una alineación que contaba, uno detrás de otro, con Sammy Sosa, Mark McGwire y Matt Williams como la casa de poder.

Martínez ponchó cinco de los seis hombres que enfrentó para ganarse dichos honores.

Lo que hizo Soriano.  Para el 2004, Alfonso Soriano jugaba para los Rangers de Texas y fue seleccionado como titular el Juego de Estrellas que se celebró en el Minute Maid Park de la ciudad de Houston.

Soriano fue el jugador más votado de toda la Liga Americana y su participación en el Clásico de Verano no fue menor de lo que esperaban sus fanáticos.

Soriano bateó de 3-2, con un cuadrangular ante Roger Clemens y remolcó tres carreras para conducir a la Liga Americana a una victoria 9-4 sobre la Liga Nacional.

El caso de Tejada.  El 12 de julio del 2005 se jugó el partido de Estrellas en el Comerica Park, de la ciudad de Detroit.

El torpedero dominicano Miguel Tejada, entonces con los Orioles de Baltimore, fue elegido como titular en el partido y no decepcionó al conectar un cuadrangular y remolcar dos carreras para ayudar a la Liga Americana a vencer 7-5 a la Liga Nacional.