Cigarrillos electrónicos cada vez más populares

Cigarrillos electrónicos cada vez más populares

NUEVA YORK. El Henley Vaporium está ubicado en una zona bohemia de Manhattan y como todo lugar de encuentro para los jóvenes, ofrece amplios sillones, paredes de ladrillos rojizos y servicio amable. Pero nada de licor.

En lugar de ello, lo que se vende ahí son los cigarrillos electrónicos, conocidos aquí como “e-cigarettes”, junto con frascos de nicotina líquida que puede ser inhalada como un vapor que imita al humo del cigarrillo tradicional. Al entrar se percibe un olor a pastel de banana, y se avizora a un grupo de clientes conversando y “vaporeando” en torno a una mesita, o caminando hacia el bar para pedirle algo al “vapólogo”. Los lugares como The Henley, ubicado en la zona bohemia de Soho, son inusuales incluso en Nueva York. Pero “vaporear” se ha vuelto asombrosamente popular.

En apenas unos ocho años, la cantidad de entusiastas de esta práctica en el mundo ha aumentado de unos pocos miles a millones. La tendencia, al parecer inventada por un farmaceuta chino, tiene ahora sus propias páginas de YouTube, sus asociaciones profesionales, sus asesores políticos, foros online y encuentros periódicos. Los entusiastas consideran la práctica más sana que lo que ellos llaman “el cigarrillo análogo”, es decir, el cigarrillo tradicional con tabaco. La Administración de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos piensa regular los cigarrillos electrónicos pero aún no ha emitido una normativa al respecto.